En Aranda de Duero hay ‘Otra Cocina’

David Izquierdo es chef del restaurante El 51 del Sol en Aranda de Duero (Burgos) y sorprende a los visitantes con una cocina vanguardista, teniendo al lechazo como icono indispensable de sus platos.

Con este título tan sencillo podríamos resumir la experiencia gastronómica que descubrimos en estas tierras burgalesas y que recientemente hemos paseado. La cocina arandina se caracteriza (sobre todo) por su lechazo asado IGP elaborado en horno de leña y el cual se puede degustar en muchos restaurantes de la localidad. Pero en esta ocasión, teníamos el guiño de David, quien un día nos invitó con una sencilla frase: ‘tenéis que visitarme’. Y así fue.

David no es un cocinero al uso. Es, sencillamente, ‘otro cocinero’: una visión muy particular de la gastronomía burgalesa la cual elabora entorno al lechazo como materia prima a través de su menú degustación ‘El Terruño’.

David nos obsequió con la mejor de su oferta gastronómica en un local que se respira una alta dosis de tradición pero con interesantes toques de modernidad. El 51 del Sol es un local fresco, muy luminoso, con la esencia del constante recuerdo a la madera de barricas donde David se crió, en Quintana del Pidio (Burgos). Todo huele a la cultura de Aranda: la decoración, las lámparas, el botellero… incluso la vajilla es de un ceramista maestro artesano de la localidad. Se nota que este joven ama su tierra.

Hay que añadir que la familia de David es bodeguera y que él hizo su formación profesional en Soria, por lo que la herencia territorial castellana es muy evidente. «Cocino para que el cliente disfrute de mis elaboraciones. Esta es mi casa y me gusta que quien nos visita se sienta igual», nos confiesa. 

‘El Terruño’

Para abrir boca, David nos propone un trampantojo a base de una Falsa trufa de foie con lechazo y reducción de vino ribereño. Potente y delicado. Continuamos con un clásico que nunca falla como son sus Croquetas de Cerdo Ibérico sobre Parmantier de Calabaza, Hongos y Boletus. Muy, muy ricas.

Seguimos con sus afamados Cigarrillos de Morcilla de Burgos, Mermelada de Manzana y Zarcillo de Guisante. Un plato diferente para degustar la tierra burgalesa, así como su divertido taco ‘Castellanos por el Mundo’ aportando un plato fresco lleno de culturas elaborado con cordero, encurtidos y guacamole.

Otro guiño gastronómico a la tierra y al huerto («porque lo tenemos aquí enfrente», como él dice) son sus platos elaborados con verduras. Empezamos con una Sopa Fría de Salmorejo de Remolacha texturizada con glasé de Tomate, cebolleta y Queso de Cabra, y terminamos con Espárragos de Tudela de Duero con alioli de Ajo Negro y brotes de Girasol. Deliciosos.

Y como postre, no podía faltar una delicada y sabrosa tarta de queso que ellos mismos hornean desde sus cocinas. Y todo ello regado con vino de la tierra que su sumiller Eleonora Ivanova elige con buen criterio para la ocasión, como fueron rosado, clarete y crianza de Hoyo de la Vega. Evidentemente David y todo su equipo saben como seducirte y sentirte en el ‘otro cielo’ gastronómico arandino.

COMPÁRTELO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.