Coincidiendo con el Gastrofestival, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza propone este año una actividad estrechamente vinculada al libro recientemente aparecido El Thyssen en el plato, con la visita guiada a algunas de las obras maestras de la colección permanente que inspiraron a los chefs participantes en este recetario y la posterior degustación del plato del cocinero de Tripea, Roberto Martínez Foronda llamado Ceviche de Gala, basado en el cuadro de Dalí Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes del despertar.

Como en ocasiones anteriores, el Museo Nacional Thyssen Bornemisza ofrece, a modo de maridaje, visitas guiadas por sus salas relacionadas, de una manera o de otra, con la cocina, la gastronomía, la historia de la alimentación, etc. Y como ha sido habitual, el recorrido termina con la degustación de una creación basada en alguno de estos cuadros.

El chef Martínez Foronda eligió esta obra daliniana "por sus distintos elementos, algunos de ellos relacionados con la gastronomía, por su colorido y por la figura de Gala desnuda", elementos que ha descompuesto y convertido en diferentes elaboraciones culinarias con un sorprendente resultado.

Sobre "El Thyssen en el plato"

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza ha mostrado siempre interés por el mundo de la cocina. Por un lado, ofrece desde hace tiempo al visitante un recorrido gastronómico a través de algunas obras de la colección permanente; por otro, la Tienda del Museo ha desarrollado la línea Delicathyssen en la que se incluyen productos locales de excelente calidad (aceite, chocolate, vino, conservas…).

A partir de ahí, surge la idea de realizar una publicación de carácter culinario; un extraordinario recetario configurado por 25 platos ideados por otros tantos chefs españoles de renombre; un diálogo entre arte y gastronomía; un viaje a través del gusto, entendido como sentido y como estética.

Los chefs seleccionados han recorrido las salas del Thyssen buscado inspiración en una pintura del museo. Cada uno de ellos ha elegido una obra y realizado una receta. No se ha buscado una traslación literal de la obra al plato, sino una inspiración que pudiera aparecer a través del tema de la obra elegida, la textura del material utilizado por el artista, los colores…

Cada cocinero explica, en un breve texto, por qué ha elegido esa obra y qué elementos del cuadro le han llevado a crear ese plato. Después está la elaboración de la receta con el listado de ingredientes, acabado y presentación.