Empieza la Cuaresma, una época en la que la tradición dice que no se debe comer carne. Para continuar con este delicioso hábito, cuatro restaurantes madrileños se han unido en la IV Ruta del Bacalao, un mes durante el que ofrecerán sus propuestas, eso sí, con el bacalao como ingrediente principal.

Del 10 de febrero hasta el 20 de marzo y con un precio de diez euros por plato, podremos degustar cuatro propuestas distintas, cuatro formas diferentes de entender este sabroso plato.

La trattoria Santarcangelo, en calle Moreto, 15, ha elegido en esta ocasión un plato de bacalao Livornesse que presentan preparado al punto de sal y acompañado con una salsa de tomate casera, alcaparras y aceitunas negras.

El cielo de Urrechu, en el centro comercial shopping de Pozuelo de Alarcón, propone a sus clientes un bacalao confitado con su brandada acompañado de chips de alcachofas.

El restaurante Montes de Galicia, calle Azcona, 46 de la capital apuesta sin embargo por una tapa más tradicional, bacalao ajoarriero, mientras que La Sopa Boba, uno de locales gastronómicos de referencia en la sierra madrileña, se ha decidido este año por un bacalao rojo con edamame, jengibre, humus de boniato y aire de ceniza de puerro. Para probarlo, no hay más que hacer una reserva en plaza de Guadarrama, Alpedrete.