En Meridional (Sevilla) confluyen el deleite gastronómico y la celebración del rencuentro en torno a la mesa. No podía ser menos la hora del desayuno que con su nueva carta de brunch alarga el momento hasta la hora de la comida con una propuesta de platos dulces y salados acompañados de zumos y cócteles.

  • La carta de Meridional

Meridional busca plasmar su particular visión de la cocina de autor en una carta que mezcla el mejor producto local con una técnica inspirada en la nueva gastronomía nórdica. Así, su propuesta se centra en la pureza mediante la utilización de los alimentos sin ingredientes artificiales, elaborados de forma sencilla y cuidada. Un menú equilibrado y saludable que se complementa con una bodega de más de 300 referencias de las que el 70% son vinos naturales. Y una atención en sala en la que prima la comodidad del cliente.

La carta de Meridional ofrece semanalmente 12 platos repartidos equitativamente en entrantes, primeros y principales, a los que se suman 3 propuestas dulces. Un menú apetecible que irá variando para que, en cada visita, el comensal disfrute del mejor producto de temporada. Los entrantes a base de vegetales dan paso a diferentes opciones de carne y pescado de cercanía como el 'Tartar de vaca retinta de crianza ecológica' de la Sierra de Cádiz cortado a cuchillo y aliñado al momento, la 'Lubina Song Shu Yu al adobo' de estero marino de Barbate, abierta con un corte chino y adobada en pimentón de Ávila o el 'Tartar de gamba blanca de Huelva en terrina de oreja de cerdo ibérico'.

  • Un espacio diseñado para el deleite sensorial

Meridional se abre al comensal a través de sus grandes ventanales a la calle. En el interior, se aprovecha el amplio espacio para redistribuir las mesas que, al haber reducido capacidad, ofrece una mayor comodidad. Un total de no más de 30 comensales, que disfrutan en cada servicio de las creaciones del chef Rubén García, un cocinero formado en restaurantes como El Bulli, Martín Berasategui, La Taberna del Alabardero o Huerta de Carabaña.

El local está decorado en tonos neutros a base de madera y hormigón sobre fondos blancos. Destacan dos espacios diferenciados: una sala con mesas bajas redondas y una zona de barras corridas que permiten divisar, de forma más informal, la ejecución de la cocina.

El diseño del restaurante, minimalista y cálido, está firmado a cuatro manos por los estudios de Chico Muñoz y Cuac Arquitectura. Un proyecto arquitectónico que pone aún más el acento en el sur al incorporar a su decoración obras de artistas locales como Aitor Lara, Rorro Berjano o Seleka Muñoz.