Ahora sí que no hay excusa. Un simple vistazo a las páginas del libro, no más de seis ingredientes y en un "plis-plas". Así nos ayuda a cocinar El libro de cocina más fácil del mundo (Editorial Larousse).

Es básico, muy fácil de usar porque en cada doble página no hay más que lo estrictamente necesario: fotos de los ingredientes, tiempo de elaboración, pasos a seguir (pocos y muy claros) y foto final a toda página del plato resultante.

Es un libro que desde el principio piensas “parece hecho para mí”. Te lo prometemos. La presentación es estupenda. Este libro es un recetario, pero de esos para gente como muchos de nosotros, con prisas y pocos conocimientos, pero con ganas de disfrutar de una gastronomía más variada y saludable.

Muy atractivo y visual (fotos bonitas y eficaces - poco texto y en letra clara y grande-). Muy útil, con casi doscientas recetas fáciles de preparar, sabrosas, variadas, para todas las épocas del año. Platos al alcance de todos los bolsillos.

Lo primero que nos viene a la mente cuando se ojea este libro es que estas recetas las puede hacer cualquiera, incluso aquellos que no saben identificar los ingredientes más sencillos. Tras una breve introducción sobre lo más básico en la cocina, como es pelar una naranja o utilizar una batidora, la primera receta comienza con Chips de Parmesano y seis imágenes para comentar cómo se hacen. Y eso que van únicamente al horno… ¡Y así todas!.

No nos sorprende que se hayan vendido 210.000 ejemplares en Francia en poco tiempo. Simplísimo es un libro útil para quien no sabe nada, pero también para quien lo sabe todo, porque aporta ideas y resulta original para descubrir recetas que todos podemos hacer en casa. Muy, muy recomendable para todos aquellos desconocedores de lo que hay “más allá de enceder un fuego”.

No son recetas complicadas, eso es cierto, pero es que aquí te ves haciéndolas todas. Realmente te animas a ponerte el mandil de “supercocinero del año”. Por ejemplo: los Aguacates con Salmón ahumado indican cada ingrediente, explicando qué es y como utilizarlo, y además todo en letra muy vistosa y con las recetas muy bien fotografiadas, lo que aporta mucha información y muy útil.

Una de las cosas más positivas del libro es que, evidentemente, no todos los ingredientes son de nuestro agrado, pero tampoco pasa nada porque te ofrece la posibilidad a modificar las recetas según gustos.

Con fotos para los ingredientes y una -final- para mostrarnos el resultado. A golpe de vista uno se hace con todo lo que necesita y con la prueba de que todo eso mezclado puede generar un plato decente y muy presentable para triunfar con los invitados, sorprender a esa persona especial y “colgarte la medalla honorífica” de triunfador frente a los fogones y pucheros.