Aunque muchos no puedan creerlo, esto es cierto: un restaurante de New York ha creado la pizza más cara del mundo, con los ingredientes más insólitos, por lo que el valor de la misma alcanza los 2.000 dólares (1.875 euros aproximadamente).

El artífice de este producto tan "gold" ha sido "Industry Kitchen" ubicado en South Street Seaport justo en el distrito financiero de Manhattan.

Últimamente estamos observando cómo se ha convertido en tendencia la idea de comer oro: hay helados bañados en oro, palomitas de maíz... Pues ahora, también, pizza. La verdad es que no sabemos por qué esta rara práctica se ha puesto de moda pero debe ser por las ganas de desmarcarse en un área cada vez más competitiva debido al auge en redes sociales.

La "Gold-slathered Pizza" contiene ingredientes como copos de oro de 24 quilates, caviar, gambas, langosta, foie gras y aceite de trufa blanca.

Su masa se prepara con tinta de calamar, se le añade queso Stilton y se hornea en un horno de leña. Una vez fundido el queso, se le añaden virutas de trufa francesa, rodajitas de foie y se cubre con tiras de oro de 24 quilates. Por último, se condimenta con virutas de oro, cucharadas de buen tamaño de caviar de Osetra y se decora con pétalos de rosa. Su preparación es un proceso elaborado, por lo que es necesario encargarla con 48 horas de antelación.

Como hemos comentado, el precio es de 2.000 dólares. Algunos han criticado principalmente esto, argumentando que el queso viene desde Reino Unido, el foie gras y trufas blancas de Francia, caviar del mar Caspio y oro de Ecuador.

No creemos que hagan servicios a domicilio (no disponemos de esa información), aunque a muchos neoyorkinos les parezca una idea dorada para una cena romántica. Nosotros, independientemente de nuestro poder adquisitivo, preferimos las clásicas: bien argumentadas de queso, piña y bacon.