Aún no tiene el título mundial, pero fue el primer español clasificado en el campeonato del mundo de pizza y desde su pequeño restaurante en la calle Fuencarral de Madrid ofrece la posibilidad de descubrir lo que es realmente una buena pizza.

Así de apetecible se presenta el nuevo Francesco’s Pizza, un espacio a pie de calle que forma parte del Mercado de San Ildefonso, en la zona de Tribunal, uno de los mejores enclaves del centro de Madrid, en el que todo -decoración, oferta y detalles- han sido ideados para que el cliente disfrute de la innovación gastronómica.

Las pizzas de Francesco’s son sanas, ligeras y muy equilibradas. Su masa, fermentada entre 48 a 72 horas, tiene una textura ligera y deliciosa. La mozarella es cien por cien leche de vaca de la sierra de Guadarrama, una de las mejores y más exquisitas y eso, se nota.

Todas las pizzas se cuecen al momento en el horno, otro de los estandartes de la casa. La poderosa máquina puede alcanzar mil grados y permite preparar una pizza en tres minutos ante los clientes. Y es que este horno es muy especial, porque solo se puede encontrar en lugares míticos como Roberta’s Pizza, la pizzería más famosa de Nueva York o en el Mercato de Shanghai.

Francesco’s, que ya tiene otro restaurante en Alcalá de Henares, ofrece una carta capaz de satisfacer a todos; los clásicos disponen de las pizzas de siempre; los vegetarianos y los veganos encontrarán también su pizza; mientras que los foodies podrán adentrarse en el maravilloso mundo de las pizzas gourmet más creativas como la Atún Plus, una impresionante fusión japonesa con katsobushi o la Green Bro, ligera y con verduras cocinadas a baja temperatura. Una saludable explosión de sabor.