La tortilla de maíz reclama su lugar en la dieta mediterránea

El incremento de ventas del 40% de Tortillas Nagual refleja una época dorada para este producto en España.

Ganaron popularidad con los nachos que sirven los restaurantes latinoamericanos. Entraron en nuestra casa desde los lineales dedicados a las comidas exóticas. Se convirtieron en una alternativa alimentaria para las personas celíacas o con sensibilidad al gluten no celíaca. Ahora, las tortillas de maíz reclaman su lugar en la dieta mediterránea.

Que ha cambiado la tendencia en Europa con respecto al consumo de tortillas de maíz lo demuestran las cifras. Tortillas Nagual, empresa española pionera en este segmento, cerró 2022 con un incremento del 40% en sus ventas. La mitad de esta facturación proviene del sector de la hostelería, lo que demuestra que la tortilla de maíz es hoy un producto de moda, polivalente y atractivo tanto para chefs como para comensales.

“Cuando empezamos en 2003, era la curiosidad y el interés por la gastronomía mesoamericana lo que atraía a los consumidores hacia las tortillas de maíz”, confiesa Àngels Secanella, CEO de Tortillas Nagual. “Rápidamente tuvieron mucha acogida entre las personas celíacas, y poco a poco sus beneficios tanto nutricionales como gastronómicos han calado en un sector mucho más amplio”, reflexiona.

La popularidad de las tortillas de maíz está empujando a empresas como Nagual a diversificar su oferta y a crear productos cada vez más específicos, pensados para perfiles concretos de consumidor. “Nuestro departamento de I+D tiene más trabajo que nunca”, confiesa Secanella. La marca ha lanzado recientemente sus wraps ecológicos y ha reformulado su producto especial fajitas para que la tortilla sea más flexible y se adapte a una mayor variedad de rellenos. Otra de sus referencias más novedosas es la tortilla elaborada con maíz ecológico.

Por qué se están popularizando

Las tortillas de maíz son ricas en fibra e hidratos de carbono. Contienen antioxidantes provenientes de los betacarotenos y vitaminas, entre las que destacan la B1, la B3 y el ácido fólico. Además, sus grasas son insaturadas, es decir, cardiosaludables. Por todo ello, son una fuente de energía, son beneficiosas para seguir una dieta de control de peso y contribuyen a mejorar el estado de ánimo y la concentración. Y, por supuesto, no contienen gluten.

Esta retahíla de beneficios nutricionales ha motivado el peregrinaje de las tortillas de maíz en los lineales de los supermercados. De los estantes con platos exóticos se trasladaron a los pasillos con referencias bio y saludables. Y aunque nunca han abandonado del todo esas secciones, cada vez se las puede ver más cerca del pan, las tostadas y otros productos de trigo.

Y es que, en los países mesoamericanos, el maíz es un producto nacional que se consume a diario. Tanto como el pan en España. Como ejemplo de ello, el 76% de la población mexicana considera los tacos como su platillo favorito, según un estudio del Gabinete de Comunicación Estratégica (GBE).

En los países con cultura gastronómica mediterránea estamos lejos de esas cifras, pero lo cierto es que las tortillas de maíz se están aposentando en muchos menús. Lo propician la versatilidad y facilidad de preparado de tacos, fajitas y wraps. Tras calentar una tortilla por ambos lados, se puede rellenar con casi cualquier ingrediente, desde un guiso hasta gambas, un revuelto de espárragos o verduras cocinadas al wok. Las tortillas también congenian bien con la cocina de aprovechamiento. Los restos de pollo, de ternera o de cerdo del día anterior pueden devenir un excelente relleno.

Total Page Visits: 6009 - Today Page Visits: 2
COMPÁRTELO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *