Según una investigación publicada en la revista holandesa Heliyon, los ácidos grasos poliinsaturados de las nueces son clave para ayudar a desarrollar -y a mantener- las células reproductoras del esperma, mejoraría  su movilidad y la morfología de este.

Estos resultados confirman que este fruto seco podría contribuir a la mejora de la salud reproductiva de los varones, sumándose así a la concienciación iniciada por el movimiento Movember (combinando Moustache y November) que con motivo del Día Internacional del Hombre, el próximo 19 de noviembre, hace de éste el mes de la salud masculina.

El estudio, liderado por la investigadora Patricia A. Martin-DeLeon, PhD de la Universidad de Delaware, ha demostrado que seguir una dieta suplementada con 75 gramos de nueces al día reduce la peroxidación lipídica que daña los espermatozoides.

Este daño celular perjudica la membrana plasmática de los espermatozoides, que está compuesta principalmente de ácidos grasos poliinsaturados (PUFA’s). El consumo de nueces y los PUFA’s que contienen, proporcionan nutrientes que son clave para ayudar a desarrollar y mantener las células del cuerpo, incluyendo las células reproductoras del esperma. Las nueces son la única fuente de origen vegetal con 13 gramos de ácidos grasos poliinsaturados por porción (30 gramos) que el cuerpo humano necesita pero no puede producir.

Estos no son los únicos estudios que demuestra los beneficios de este fruto seco para el sector masculino de la población y es que ,en 2014, la revista Journal of Medicinal Food publicó un estudio liderado por el doctor Paul Davis, de la Universidad de California, sobre el cáncer de próstata, que mostraba que seguir una dieta con nueces podría ayudar a ralentizar el crecimiento del cáncer de próstata.

La doctora insiste en la importancia de continuar con los estudios científicos para avanzar en la concienciación y la investigación de las enfermedades que afectan al sector masculino de la población, tales como el cáncer de próstata, responsable de más de 5.800 muertes en nuestro país.

Recetas ricas en ácidos grasos poliinsaturados