Asturias sabe a mar... a montaña... a gastronomía... a cultura y, por supuesto, a sidra.

Por eso, hay un plan que ni visitantes ni lugareños deberían perderse: visitar las Bodegas de El Gaitero, un lugar mágico y... ¡un planazo para disfrutar en familia, solo o con amigos este verano!

Y es que el conjunto (Patrimonio Histórico Industrial) es realmente único, ya que se trata de una de las bodegas más antiguas de España (terminada en 1898), una auténtica joya.

El espíritu innovador del Grupo El Gaitero no solo se refleja en sus productos sino también en ser creadores de experiencias pioneras y únicas como las visitas a su bodega, donde se elaboran todas las sidras de la casa.

Y es que ya en los años 20 del siglo pasado pusieron en marcha los tours para conocer sus instalaciones, germen en toda regla de lo que hoy se conoce como “sidraturismo”.

Si bien es verdad que durante los periodos de crisis de la primera mitad del siglo XX cesó esta actividad lúdica, se retomó en los años 70 y hoy en día siguen compartiendo con los visitantes (unos 60.000 cada año) los secretos que entraña el apasionante mundo de la sidra.

Sin duda, estas visitas guiadas son un plan genial para disfrutar estas vacaciones y descubrir cómo se elaboran las sidras del siglo XXI que cautivan allá donde van.

  • La visita

La primera parada es en la Colección Permanente que se encuentra en lo que antes era el edificio administrativo y que se reconoce fácilmente ya que en su fachada se puede leer, desde el comienzo de los tiempos, “Sidra Champagne”.

Aquí, los visitantes pueden disfrutar de una selección de objetos que hacen un repaso a los 130 años de historia de esta firma asturiana, referente mundial del sector. Desde los primeros envases o etiquetas de sus sidras, hasta fotografías de finales del siglo XIX de aquellos barcos que salían cargados desde la Ría de Villaviciosa pasando por carteles publicitarios o el que utilizaron para su visita a las Exposición de París de 1900.

En la tercera planta del edificio hay habilitada una sala en la que se proyecta una auténtica joya. Se trata de un breve documental de apenas 15 minutos de duración pero de valor incalculable que resume toda su historia ya que contiene imágenes en blanco y negro de la película “Bellezas de Asturias”, encargada por la empresa en los años 20. Sin duda uno de los momentos más bonitos del recorrido.

A continuación se visita la zona de elaboración: recepción de manzana, las prensas y las distintas bodegas, incluída la impresionante bodega histórica. Esta última cuenta con 211 toneles de madera divididos en tres alturas y otros dos, de enormes dimensiones, que la presiden y representan a Villaviciosa y Asturias.

Para finalizar se realiza una degustación de sidras, sin olvidarse de los más pequeños que podrán probar el delicioso Zumo de Manzana El Gaitero.