El pasado 22 de abril se celebró el Día Mundial de la Tierra, auspiciado por Naciones Unidas, con un objetivo claro: promover más que nunca la armonía entre la naturaleza y el planeta.

El regreso a los productos con denominación de origen y las producciones agrícolas sostenibles son fundamentales.

En el mercado vinícola, cada vez más los consumidores se interesan del método de elaboración y producción de los vinos, exigen transparencia en la información del producto, así como de su trazabilidad.

Los vinos ecológicos (también conocidos como orgánicos y/o biológicos-) se elaboran a partir de uvas en cuyo cultivo no se han utilizado fertilizantes sintéticos, pesticidas ni herbicidas, cumpliendo a su vez con los requerimientos propios del trabajo con base ecológica en la bodega.

Bodegas Nexus y Frontaura cuenta con Nexus Kosher OK Passover, un tinto saludable, elaborado de forma natural, procedente de sus viñedos de agricultura ecológica. El proyecto fue iniciado en 2013 cuando en el sector se empezó a hablar del vino ecológico.

En palabras de Camino Pardo Winemaker y Ceo de Frontaura & Nexus “este tinto expresa la placentera dulzura y potencial de la Tempranillo en sí misma, parte de una uva sana y llena de vida. Contiene levaduras salvajes, no se somete a ningún proceso que altere su naturaleza y se sostiene con sus conservantes naturales: alcohol, taninos y acidez."

Nexus One Kosher, además de ser la apuesta Eco de la familia Nexus Frontaura -una expresión total de la uva tempranillo-, es una certificación que garantiza un método natural de elaboración bajo unas estrictas normas de pureza. Es, además, recomendable para la población con intolerancia a los sulfitos.

Desde la materia prima (la uva) a la salubridad en bodega, y una extrema vigilancia en todo el proceso hasta el etiquetado y empaquetado, son vigilados por las normas de las Leyes Dietéticas Judías “Kashrut”. Kosher, para quien lo desconozca, significa “apto o adecuado”.