Cayetana, vino y uva con nombre de mujer

Aarón y Mesala Guerrero llevan años creciendo como empresarios en el sector gastronómico. Pero les faltaba la guinda, o mejor dicho, la uva.

Cuando alguien ama lo que hace, y además lo hace bien, siempre aprende y busca cómo mejorar, cómo crecer y ofrecer más de sí. Aarón y Mesala Guerrero, como disfrutones que son a la hora de beber vino, tenían en mente hacer el suyo propio. Y tras mucho trabajo de campo, decidieron hacerlo con una uva autóctona de la Ribera del Guadiana (Badajoz) y de la mano de quienes más saben del tema: el prestigioso enólogo Juan Andrés Martínez, propietario de las Bodegas Martínez Paiva en Almendralejo, Luis Merino (consultor de exportación de vinos) y el chef extremeño, Juan José Benítez.

Cayetana es un vino para celebrar la vida, brindar con ilusión a cualquier hora, acompañar y ensalzar cualquier plato y tomar siempre bien frío. La uva y la recién creada firma comparten nombre propio. Y seguro que pronto ambos se fusionarán en uno.

El vino hará famosa a la uva y la uva al vino porque ha llegado para conquistar por su sabor y también por su estética. Su botella elegante -con una etiqueta cuidada y diseñada por la ilustradora Patricia León-, muestra a una mujer (la protagonista) cuyo cabello se fusiona con las ramas y hojas del viñedo, como Dafne convirtiéndose en laurel. Una pieza que queda bien en cualquier mesa y es el mejor complemento que se puede llevar a una fiesta.

El recién llegado es un vino de la tierra que se extrae de viñedos propios plantados en Almendralejo hace más de 40 años sobre suelo franco-arcilloso y con un alto porcentaje de caleño. Cayetana es un monovarietal que en fase visual es limpio y brillante, de color amarillo limón con tonos verdes.

En nariz muestra aromas a frutas tropicales, blancas y cítricos en armonía con aromas vegetales que le dan frescura. En boca es potente y redondo con un agradable equilibrio entre frescura y acidez.

El que acaba de salir al mercado, la añada 2021, se vendimió a finales de septiembre, fermentando las uvas de manera controlada a una temperatura de 15º en depósitos de acero inoxidable. Tras ello, permaneció un mes en contacto directo con sus lías finas, y un 30% de la fermentación se hizo en barrica de roble francés.

Total Page Visits: 533 - Today Page Visits: 1
COMPÁRTELO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *