El Gobierno decretó el Estado de Alarma por el coronavirus el pasado 14 de marzo, lo que supuso el confinamiento de la ciudadanía y el cierre temporal de los principales sectores en toda España, entre ellos, el de la restauración.

Esta situación sacudió a la población española y a toda su economía como no conocíamos en muchos años. En este sentido, el sector de la restauración ha sido uno de los más castigados por las medidas tomadas por el Ejecutivo, eje fundamental de apoyo al turismo. Hay que recordar que la hostelería supera los 300.000 locales y aporta cerca del 6,5% del PIB.

Pero, en contra, se trata de un sector muy fragmentado y practicamente el 70% de los negocios corresponde a autónomos y empresas de menos de tres empleados; opera con márgenes de beneficios muy bajos (en torno al 6% frente al 13% de la media de los demás sectores); con una liquidez muy ajustada; y es una industria particularmente frágil y vulnerable a ciclos económicos. Dadas las circustancias actuales, se prevé que el 50% de los negocios aguantarán únicamente alrededor de uno o dos meses de gastos operativos fijos sin recurrir a la financiación.

Asimismo, según los expertos, los efectos de la pandemia de coronavirus provocará una caída de la facturación anual del sector hostelero español de hasta 55.000 millones de euros durante 2020 (40% de la actividad), lo que supondrá el cierre de muchos de estos negocios.

Estamos a punto de cumplir dos meses de confinamiento, la curva de contagio ha disminuido y las restricciones empiezan a suavizarse. Aunque el Gobierno español ha presentado medidas de apertura empresarial escalonadas en diferentes fases, el sector de la restauración no las ve con buenos ojos por las consecuencias que conlleva. Entre estas voces de auxilio por recuperar un engranaje tan primordial para el motor de la economía española del que viven 1,7 millones de personas, nos encontramos con el movimiento #asiNoabrimos.

Hitcooking GastroMagazine ha tenido la oportunidad de entrevistar a Emilio Martín, portavoz de esta acción social y pieza importantísima de visibilidad a las necesidades de miles de pequeños empresarios que, como él, tienen en la restauración su medio de vida.

  • ¿Cómo y por qué surge la iniciativa #asiNOabrimos?

Tristemente surge de la necesidad, de la rabia, de la impotencia. Es un impulso desesperado de alzar la voz y darle apoyo a nuestras asociaciones en primera persona ante unas propuestas de medidas que suponen un fracaso empresarial como de incertidumbre generalizada.

  • ¿Qué esperáis a través de este movimiento de reivindicación?

Esperamos ser la voz de tantos miles de afectados, de tantas miles de familias y trabajadores que ven cómo se desvanece su medio de vida con impotencia ante unas autoridades que no están siendo resolutivas. No obstante, lo único que deseamos es volver a la normalidad y trabajar todo lo que podamos, pero no a cualquier precio.

  • ¿Qué opináis de las medidas de apertura gradual presentadas por el Gobierno?

Un disparate, tanto por los porcentajes de apertura como por las mamparas de separación y demás ideas fruto de la reinvención desesperada de la necesidad. Al carecer de test masivos para la población, la única herramienta que previene el contagio es el distanciamiento social. Estos deberían ser sistemas de medición básicos extrapolables a la actividad económica.

  • En el sector de la restauración se han aplicado ERTEs en la totalidad de los empleados. ¿Se podía haber hecho de otra forma?

La figura del ERTE ha sido uno de los puntos claves de salvación para las empresas de nuestro país. Nos hubiera gustado que hubieran sido más transparentes y rápidos en cuanto a su tramitación puesto que hay expedientes aún sin resolver y trabajadores sin cobrar. Considero básico ejecutar los pagos a los trabajadores. Se ha perdido mucho tiempo en la gestión de los mismos.

  • Este confinamiento está cerrando muchos negocios y, con ellos, eliminando puestos de trabajo. ¿Creéis que el Estado puede aportar más por solucionar este desangrado en vuestro sector?

Es una situación difícil y no me gustaría en ningún caso ser el que toma las decisiones. Nuestro sector lleva muchos años arrastrando las secuelas de una gran crisis anterior y muchas empresas estaban en momentos críticos. Es una pena el hecho de que se haya asumido el cierre y perdido la ilusión. Las víctimas son inevitables. No obstante, ahora es un buen momento para mostrar nuestro lado más humano y animar a todas las empresas a pelear por su hueco en el mercado porque ellas lo merecen y porque nadie debería quedarse atrás... Siempre y cuando se les ayude, claro.

  • ¿Que opinas sobre las ayudas prometidas? ¿Qué relación tenéis actualmente con las entidades financieras?

La impresión que da el sector bancario es la del oportunismo. De hecho, no están llegando las inyecciones de liquidez previstas a las empresas a través de los mismos. Y cuando llegan, son insuficientes o se agotan rápidamente. Los bancos están exigiendo demasiados trámites. Me lleva a pensar (y esto es una sensación generalizada) que se genera muy poca confianza y credibilidad hacia el Gobierno por parte del sector bancario.

  • La iniciativa #asiNOabrimos surge en Valladolid y está siendo respaldada por más de una docena de provincias en toda España. A los pocos días ya contabais con más de 4000 seguidores en las RRSS. ¿Hasta dónde queréis llegar con vuestra voz?

Hasta que podamos colgar el cartel de ASI SI ABRIMOS. No pretendemos ser el azote de la clase política. Ni mucho menos. Sólo queremos dar respaldo y apoyo a las asociaciones, al sector en general.

  • ¿Habéis aportado otras opciones a las expuestas por el Estado?

Es muy difícil diseñar una desescalada generalizada para todos los sectores empresariales en 4 fases. Considero que, al igual que conviven diferentes ministerios, se pueden diseñar desescaladas para cada sector para que -en su conjunto- logren el objetivo de la vuelta a la famosa 'nueva normalidad'. Imagino que tendrán sus motivos de decisión pero tampoco llegan las explicaciones.

  • Han surgido, también, otros movimientos que están haciendo frente a las medidas planteadas por el Gobierno ¿En qué os diferenciáis? ¿Creéis que sois compatibles?

El objetivo es común y la compatibilidad es del 100%. Es un momento tan duro que no debemos mirar diferencias, sólo unirnos y remar en una sola dirección hacia la supervivencia del sector.

  • Eres empresario en Valladolid regentando el restaurante Suite22. ¿Cuáles son vuestras expectativas de futuro?

Hay que ser absolutamente coherente y realista de que esta pandemia supondrá un antes y un después del modelo de hostelería que conocemos. Suite22 se sitúa en una caballeriza del S.XV, con lo cual lleva mucho vivido y mucho superado. Nosotros haremos lo mismo, lo superaremos y nos adaptaremos a las tendencias de consumo que se presenten a partir de ahora. Sobre todo, seguiremos con nuestra filosofía, ofreciendo la mejor calidad a nuestros clientes y hacer lo que mejor sabemos hacer: cocinar. 'The Show Must Go On'.

  • ¿Que sacarías en positivo de todo esto? ¿Veis la luz al final del túnel?

Si disponemos de los ingredientes y las herramientas adecuadas siempre habrá un buen 'guiso', con lo cual siempre habrá luz al final de un túnel. Todo depende de lo largo que este sea pero tengamos claro que este tiene un principio y un final. Quizá, por mi condición de reciente paternidad, de esta crisis económica podría sacar en positivo que "el tren de la prisa debe ir más despacio". Debemos dedicarnos más tiempo a nosotros mismos como hemos hecho los últimos 50 días (¡Qué barbaridad!). A nivel general, creo que la sociedad se ha dado cuenta de quien o quienes son verdaderamente importantes en su entorno y, de manera forzosa, hemos sacado nuestro lado más humano, apoyándonos los unos a los otros. Es una faceta que no debemos perder.

Para contactar con ellos lo podéis hacer a través de las Redes Sociales de Facebook, Instagram o bien escribiendo a: asinoabrimos@gmail.com