Vila Brasil es una churrasquería especializada en el famoso “rodizio brasileño” o “espeto corrido” consistente en la preparación de distintos cortes de carne en barras a la brasa que se cortan y se sirven por los pasadores directamente en la mesa a la vista del comensal.

Ternera, cordero, pollo y cerdo suelen ser habituales en su oferta, aunque en fechas especiales incorporan alguna sugerencia diferente como hicieron con los langostinos la pasada Navidad.

Situado en un agradable y colorido local en el barrio de Prosperidad de Madrid, es una buena opción para ir con familia y amigos.

La experiencia gastronómica comienza en un buffet en el que puedes componer una rica ensalada al gusto o probar algunas de las guarniciones y platos calientes típicos de Brasil.

A continuación, empieza el desfile de barras con los diferentes cortes de buen producto en los que cada uno decide cuánto desea comer. A este tipo de restaurantes hay que ir con hambre, si quieres probar todas las opciones que ofrecen. Eso sí, dispones de una ficha de doble cara que te permite, como es habitual en los rodizios, comunicarte con los camareros y avisar de si quieres seguir comiendo (parte de color verde) o si ya no quieres más (parte de color rojo). Este juego de colores es algo que les encanta a los mas pequeños de la casa.

Si no tomas carne, también podrás disfrutar en Vila Brasil con su menú vegetariano y con la barra de piña asada con canela, absolutamente deliciosa.

Los postres tienen un toque tropical gracias a las mousses de mango o maracuyá, al manjar de coco o al “pudim de leite”. Ideales para compartir.

Mención aparte merecen sus cócteles, en especial sus deliciosas caipirinhas brasileñas (mezcla de limas, azúcar, hielo y cachaça) y que aquí sirven también de distintos sabores: fresa, maracuyá, mango, piña, kiwi, sandía, coco y plátano. Son perfectas para acompañar la comida o como broche final en una distendida sobremesa. ¡Muy recomendables!

 

Artículo realizado por: Raquel Fernández