Hoy tenemos para nuestros lectores un plato super especial realizado por nuestra amiga Miriam Rodríguez (@dulce_muffin), una joven barcelonesa que prepara unas elaboraciones exquisitas a base de imaginación y buen conocimiento de la materia prima. Aquí os dejamos su receta. Rica, rica.

INGREDIENTES (para 6 unidades)

  • Masa quebrada para la tartaleta: 250g de harina, 100g de mantequilla fría, 1 huevo, 80g de azúcar glacé y 1 clara de huevo.
  • Crema Lemon curd para rellenar: 2 huevos, 90g de azúcar glacé, 100ml de zumo de limón, ralladura de 2 limones y 25g de mantequilla.
  • Para montar las tartaletas: Almíbar (100g de azúcar glasé y 50ml de agua), 250g de fresas y menta seca.

PREPARACIÓN

El día anterior a preparar las tartaletas, preparamos el lemon curd, que será nuestro relleno. Empezamos lavando bien los limones. A continuación, rallamos la piel de tres de ellos y la ponemos en la olla pequeña donde prepararemos el lemon curd. Una vez hayamos rallado la piel extraemos su zumo. Necesitamos unos 200ml aproximadamente, yo he usado 4 limones medianos.

Añadimos a la olla los cuatro huevos de gallinas felices, los 180g de azúcar glacé y el zumo de limón. Con unas varillas batimos bien la mezcla. Inicialmente nos queda muy líquida, es normal.

Ponemos la olla a fuego medio-bajo y batimos constantemente el lemon curd. Cuando la mezcla adquiera unos 70ºC temperatura empezará a cuajarse, no importa no tener termómetro, este momento llegará a los 10 minutos aproximadamente. Es importante tener paciencia y no dejar de remover. A partir de los 10 minutos empezará a cuajar de golpe. Cuando tome esta consistencia, paramos el fuego y agregamos los 50g de mantequilla fría a cuadritos. Batimos bien hasta que se disuelva por completo.

Vertemos el lemon curd en los tarros de cristal, los tapamos y los ponemos al revés para que el bote haga el vacío. Cuando haya enfriado por completo llevaremos los tarros a la nevera y los dejaremos reposar hasta el día siguiente. Al día siguiente el lemon curd habrá enfriado y espesado un poco más, ahora ya lo podemos usar.

Al día siguiente preparamos las tartaletas. Para ello, ponemos en un bol todos los ingredientes; la harina, el azúcar, el huevo y la mantequilla fría. A velocidad baja empezamos a mezclar. Al principio parece que la masa de desmigue y que no vaya a ligar. Conforme la mantequilla se va calentando la masa empieza a coger forma hasta unirse por completo.

Una vez la tengamos lista la envolvemos con papel film y la llevamos 20 minutos a la nevera. Con un rodillo estiramos bien la masa. Tiene que cubrir por completo nuestros moldes. Engrasamos un poco los moldes y los cubrimos con la masa. Retiramos el exceso de masa que nos sobre presionado un poco los bordes con la mano.

Colocamos un papel de horno encima de cada porción de masa y cubrimos con unos garbanzos crudos. De esta forma la masa no subirá. Horneamos a 150ºC durante 20 minutos. Los últimos cinco minutos retiramos los garbanzos y dejamos que la masa se dore.Justo cuando sacamos la tartaleta del horno pintamos toda la superficie con la clara de huevo. Al estar la masa caliente evapora muy rápido y se seca enseguida. Así conseguimos sellar la masa y que al ponerle el relleno no se humedezca y se mantenga crujiente.

Cuando la tartaleta haya enfriado por completo la rellenamos con el lemon curd, cubriendo todo el espacio.En un cazo ponemos a hervir el agua junto el azúcar, sin dejar de remover dejamos que reduzca hasta conseguir un almíbar con la consistencia deseada. Lavamos y secamos bien las fresas. Las colocamos encima del lemon curd. Pincelamos con el almíbar y decoramos con la menta seca. Mantenemos en la nevera hasta el momento de servir.

CONSEJO

Si os apetece podéis añadir un toque dulce encima de las tartaletas, un poco de merengue quemado, quedará perfecto.