El destino perfecto para vivir experiencias que se disfrutan con los cinco sentidos. Así es la ruta del vino y el brandi de Jerez. Formado por nueve localidades (Chiclana, Chipiona, El Puerto de Santa María, Lebrija, Jerez, Puerto Real, Rota, Sanlúcar de Barrameda y Trebujena) todas ofrecen una rica variedad de paisajes y recursos enoturísticos que hacen posible nuevas experiencias.

Cuna de los vinos y brandis más célebres e internacionales, la región de Jerez es mucho más que un referente para los amantes del vino. Su inmenso patrimonio cultural, legado de los numerosos pueblos que durante siglos han dejado su impronta, junto al clima y belleza excepcional de su paisaje, hacen de imprescindible la visita a este territorio, según explican en la página web de la Ruta del Jerez y el Brandy.

Desde la clara tierra albariza de sus viñas hasta el misterio de sus bodegas; desde la estrechez de sus blancas calles a la magnitud del océano, esta ruta propone recorrer el singular territorio de crianza de los vinos y brandis de Jerez.

Más de siete mil hectáreas de viñedo que desde hace siglos son la cuna de estas joyas de la enología universal. Griegos, romanos o árabes, incluso los mismísimos fenicios. Han sido muchos los pueblos que se han asentado en la región dejando una impronta de amor al vino y un patrimonio artístico y cultural de enorme diversidad y valor.

El especial proceso de elaboración y crianza hace que los vinos vayan adquiriendo distintas tonalidades cromáticas, desde el amarillo pajizo muy pálido hasta el caoba oscuro intenso.

Algunos vinos de Jerez son totalmente secos, como consecuencia de haberse elaborado mediante una fermentación completa de los mostos. Sus diferencias se deben fundamentalmente al tipo de crianza a que han sido sometidos como el fino, la manzanilla, el amontillado, el oloroso y el palo cortado. Cuenta también con la producción de vinos dulces naturales obtenidos de las variedades Moscatel y Pedro Ximénez, explican en la página web del Ministerio de Agricultura.

Más de 120 empresas conforman la Ruta del Vino y Brandy, con cuarenta bodegas para visitar y degustar sus vinos, con 34 restaurantes donde saborear los exquisitos platos de la zona, 29 hoteles donde disfrutar de unas jornadas inolvidables, enotecas, cursos de cata, agencias de viajes, castillos y museos temáticos.

Pero si hay algo que destaca en el Marco de Jerez es su rico entorno natural, que combina una gran variedad de ecosistemas, donde destacan los Parques naturales del entorno de Doñana y el de la Bahía de Cádiz. La gran línea de costa  que posee aporta además grandes extensiones de playas de arena fina y dorada y aguas óptimas. Playas que consiguen, año tras año, la bandera de los mares limpios otorgado por la Unión Europea.