Tras varios meses de reforma, El Invernadero echa raíces en la capital y comienza a florecer con la primavera. Mañana, 31 de mayo, abre sus puertas El Invernadero, el restaurante con una estrella Michelin del chef Rodrigo de la Calle que traslada su ubicación al centro de Madrid, en la calle Ponzano, 85.

Arranca así esta nueva etapa de madurez que nace con el objetivo de crecer, no solo en número de plazas sino en calidad del trabajo, tanto para el equipo de cocina, como para el cliente.

El Invernadero es como una planta que siempre busca seguir creciendo y encontrar cotas más altas buscando la luz. Con esta visión, Rodrigo de la Calle plantea una experiencia diferente en la que la cocina estará mucho más conectada al comensal.

El nuevo local cuenta con dos barras diferentes y una zona de mesas. Una de las barras, ubicada en la entrada, es donde da comienzo la experiencia verde que propone Rodrigo de la Calle y donde se podrán degustar los snacks. La segunda barra se encuentra ubicada dentro de la sala y es la conexión entre la sala y la cocina.

Esta conexión se consigue con la cocina que han construido, abierta a la sala a través de una cristalera. Una manera de conectar el trabajo del equipo de cocina con la experiencia de la sala.

Siguiendo con la línea creada desde la apertura de El Invernadero, esta nueva etapa mantiene la política de servicio de sala y cocina en la que, el mismo equipo de cocina es el de sala. En este proyecto le acompaña su mano derecha Victor Diaz Morón, que desde hace tiempo trabaja junto a Rodrigo de la Calle.

Todo el proyecto de interiorismo y decoración lo ha llevado a cabo Kuboene Estudio de la mano de su directora Natalia Casco y su equipo. Kuboene ha sido el encargado de realizar una reforma completa logrando trasladar la estructura de un invernadero al interior del restaurante.

Un menú marcado por las estaciones

Según explica el afamado chef, "los menús los cambia la naturaleza y la climatología". Vegetalia está compuesto a base de platos de corte vegetal con la opción de hacerlo más extenso y de añadir carne, pescado, marisco o quesos. El número de platos de este menú se puede adaptar según cada comensal además de poder hacerse 100% vegetal.

Habrá dos versiones de #Vegetalia que variarán por la extensión de pases. Ambas con maridaje aparte que puede ser de bebidas vegetales, vinos o un mix de ambas. También disponen de carta para aquellos comensales que lo prefieran.

Propuesta líquida

Al igual que la propuesta de sus platos, las bebidas también cambian en función de la temporada, usando unas u otras según cada estación.

De elaboración propia, cuentan con propuestas como hidromiel, espumosos de hierbas, kombuchas, kéfir de agua, verduras vinificadas, licuados y bebidas naturales infusionadas partiendo de vegetales y hongos.

En esta primera etapa de El Invernadero en su nueva ubicación contarán con la primera cosecha con añada de vino de fresa, limón o chirivía.