Ayer, 10 de diciembre, HITCOOKING tuvo el placer de participar en la apertura de las puertas del nuevo proyecto gastronómico de Miguel Carretero, Santerra Neotaberna (C/ Ponzano, nº 62 - Madrid), una extensión gastronómica más internacional de su ya emblemático local Santerra (C/ General Pardiñas, n 56 - Madrid).

En la Neotaberna se podrá disfrutar de platos icónicos de su local anfitrión como son sus famosas croquetas, los callos... y de nuevos platos que conforman una carta que evoluciona el sello del restaurante. Toda una versión renovada del bocata de calamares, los torreznos suflados con salsa de tomatillo verde, lubina frita con mojo o patatas bravas con salsa de chipotles ahumados. En su cocina, Miguel hace un culto a las cosas sencillas, a destacar el producto por encima de todo. En este nuevo proyecto, el chef pretende dar un paso más en su trayectoria y se atreve a aunar lo castizo con la cocina internacional.

De Madrid al cielo, con platos muy castizos que caracterizan las propuestas de esta zona de la ciudad; pero también de Madrid al mundo, esa es la nueva perspectiva de Miguel Carretero en este nuevo espacio que tiene a partes iguales puntos en común y en discordancia con la casa madre.

El nuevo local será un espacio en el que pasarán cosas de forma constante: en coctelería, de la mano de la experta Aránzazu Catalina, habrá propuestas cambiantes con diferentes tipos de vermuts (se dará importancia al vermú dominical), cócteles homenaje a Madrid (y otros con guiños a ciudades internacionales) confluirán con los combinados que podrán tomarse acompañados de tapas clásicas (como sus afamadas gildas) y de la música, que correrá a cargo de DJs.

Santerra Neotaberna pretende convertirse en una de las mejores barras de Madrid con un único objetivo: el disfrute del cliente en un espacio donde ambiente y gastronomía irán de la mano.

El espacio, estará dividido en dos zonas a ambos lados de la barra, que funcionará como epicentro del local. Una contará con mesas altas para disfrutar de vinos y cañas en un ambiente divertido con música. Otra, un poco más relajada, contará con varias mesas bajas para comer o cenar en el nuevo local.