Hace ya algunos años que el matrimonio formado por el cocinero José Ignacio Urdiain y Mila López de Urdiain se conocieron entre fogones de grandes restaurantes como son el Zalacaín, El Frontón y también en La Fonda Urbasa de los Oyarbide, en Navarra.

Tras atesorar esta experiencia de altura, el tándem Urdiain emprendió en 1985 su proyecto personal en Ox’s, un restaurante que ha sabido adaptarse a los tiempos conservando esa esencia con la que inauguraron.

Ubicado junto al hotel Eurobuilding y muy próximo a Cuzco y al Santiago Bernabéu, OX’s es un restaurante decorado cálidamente, luminoso y acogedor, en el que la privacidad también está garantizada, ya que dispone de tres salones privados.

En sus orígenes, Ox’s, haciendo honor a su  nombre –que significa buey en inglés-, abrió como un asador de la época que no quiso quedarse en eso, sino que evolucionó hasta lo que es hoy en día: un templo de la más alta cocina vasco-navarra que le han convertido en uno de los mejores restaurantes de Madrid, con excelente elección del producto, excelentes profesionales en cocina y sala, e ilusión por hacer de cada plato el mejor.

Su carta de cocina vasco-navarra mantiene inamovible los platos estrella de la casa como es su famosa menestra de verduras (naturales y tiernas) elaborada con productos elegidos por José Ignacio en función de la temporada, ligados con una ligera salsa, que le hace uno de los platos más elogiados por los clientes de esta casa.

A este plato le acompaña una Chistorra frita, Arroz con Almejas, Sopa de Pescado, Merluza a la Romana con un rebozado fino, Rape con Fritada, las famosas albóndigas caseras de ternera, Chuletillas de Cordero y, por supuesto, el Chuletón de Buey con el que todo empezó son otros de los platos obligaos en Ox’s.

Para armonizar cada plato, OX’s dispone de una seleccionada carta de vinos con diferentes referencias de varias denominaciones de origen, incluidas algunas añadas históricas de Rioja muy difíciles de encontrar salvo en colecciones privadas o tiendas especializadas.

La carta de postres caseros redondea una experiencia para repetir: Cuajada artesana elaborada en el restaurante con leche de oveja traída especialmente desde Navarra, Natillas, Torrija de Cuaresma, Arroz con leche o Helado de queso. La Teja de Almendras y Trufa acompañan al café para alargar la sobremesa.

A esta suculenta propuesta se une una espectacular terraza acristalada (y climatizada) para todas las épocas del año, abierta ininterrumpidamente hasta las 12 de la noche. Un verdadero oasis en el corazón financiero de la capital, en la que poder disfrutar de una carta de pinchos fríos y calientes.