En los últimos años nos estamos familiarizando con todo tipo de palabras de origen asiático que hemos hecho "casi nuestras". ¿A quién le resulta raro escuchar sushi, sashimi, maki, sake...? ¿Y el matcha? Este té verde molido que sin duda ya ha conquistado muchos paladares a los que lo prueban por primera vez.

Justamente esta preciada exquisitez fue elegida hace cinco años para dar nombre a Matcha House, un restaurante que sigue ganando adeptos en el que encontrar la mejor cocina nipona sin fusiones ni inspiraciones. Aquí se come japonés… ¡y de calidad!

Matcha House acaba de renovar su imagen y actualmente luce una estética más cálida, con un toque romántico donde las lámparas y los espejos no dejan indiferente. Los tonos azules, rosas y oros, matizados con negros y acompañados de maderas oscuras, son -según la diseñadora de interiores Aurora Gámez, encargada de este cambio-, los que aportan ese aire acogedor y contemporáneo.

Al frente del restaurante está el joven matrimonio formado por Yong y Elena, una pareja que intenta que cada cliente sea único y especial.

Si por algo destaca su carta es por sus ingredientes frescos y bien seleccionados, además de por el mimo con el que los sushimen elaboran cada pieza detrás de la barra. Estamos en un asiático de alto nivel con una genial selección de esos platos que nos han conquistado, sushi, temakis, nigiris, uramakis, rainbow roll… y varios postres con el ingrediente que da nombre al restaurante, como el Tiramisú de té matcha o el Flan de té verde.

Pero no nos adelantemos, porque en los entrantes no hay que perderse el Tori Katsu, pollo crujiente al más puro estilo japonés; las Gyozas de carne o los Rollos vegetales. Son ideales para compartir por su variedad y cantidad las bandejas de sushi o los sashimis, en los que se aprecia la excelencia del producto.

Los tartares, de Yu-Sen Maguro, de salmón o atún con aguacate y de salmón con trufa; o los nuevos pokes de la ‘Zona Raw’, son otra oportunidad de saborear en su máxima expresión los pescados. Entre los sushis más originales destacan el Italiano roll, con mozzarella y tomate natural; el Spider Roll -de tempura de langostino, envuelto en aguacate con mayonesa picante y salsa de anguila-, el recién llegado Nigiri de hamburguesa de Wagyu; el Tataki de salmón con salsa jalapeño; o el Tataki maguro y entre los clásicos bien hechos, el Crazy salmón roll o cualquiera de sus platos de arroz o noodles, donde las salsas transportan directamente a Japón.

Los indecisos disponen de dos menús que se pueden tomar por la noche y el fin de semana en un ambiente íntimo. Tanto ‘Sol Naciente’ como ‘Flor de Loto’ se componen de cinco platos diferentes (los tres primeros de varias piezas, un entrante y un principal cada uno). La carta de vinos es discreta pero bien seleccionada, para todo tipo de gustos. Eso si, disponen de varias cervezas japonesas y sake.