Playas repletas de color, lugares históricos, playas vírgenes y una sabrosa gastronomía definen a uno de los países con mayor historia, México. Más de 2.000 Kms. de extensión ahora más cerca gracias a IZTAC, un templo gastronómico que atesora la apabullante y fascinante esencia de México.

Ubicado en la plaza de la República del Ecuador, IZTAC abre sus puertas en el mismo espacio en el que en 1959 se inauguró México Lindo con el fin de continuar con el linaje, cultura y tradición del que fue primer restaurante mexicano de Madrid.

La propuesta, diseñada por el chef mexicano Nacho Oropeza, transporta al comensal a los sabores más auténticos de esta gastronomía usando los ingredientes que esta cocina ofrece y que hacen de cada bocado algo sorprendente.

Una celebración de los sentidos en la que no falta la explosión en el sabor y color de los platos. La carta recorre desde el noroeste en Baja California hasta el suroeste en Quintana Roo. Un total de 32 estados plasmados en cada una de las creaciones presentes en ella sintetizan las diferentes opciones culinarias dentro del país.hitco

El interiorismo, firmado por el estudio de arquitectura FreeHand, es una extensión más de la tradición que profesa su carta. Un lugar lleno de luz en el que sentirte como en casa donde se une la elegancia minimalista con materiales como la madera que aporta sensación de calidez.

Un gran reto que supuso transformar totalmente el antiguo local, a partir de una novedosa propuesta que ha dado lugar a un espacio único, con una impactante zona de bar, donde las botellas de la reconocidísima cerveza mexicana Corona juegan un papel protagonista que anticipa a los visitantes la experiencia en la que están a punto de sumergirse.

La zona de cocina está abierta a la sala y destila un estilo vanguardista que se completa con un toque mexicano contemporáneo muy chic. El resultado es un espacio lleno de luz en el que sentirse como en casa, donde destaca la elegancia de un entorno en tonos neutros, salpicado con pinceladas de color, que permite disfrutar del ambiente en cualquier momento del día, pasando de un entorno más relajado a otro más festivo.

Por supuesto, en ella también existe espacio para las bebidas. Una propuesta de coctelería en la que no pueden faltar las micheladas, una buena lista de mezcales y uno de los grandes clásicos de la cultura mexicana: las margaritas.

Los lienzos realizados por el artista Gabriel Moreno se integran perfectamente al diseño del restaurante y narran la maravillosa leyenda del Popo y el Iztac los dos grandes volcanes que se admiran desde la Ciudad de México.

En resumen, un espacio en el que todos los detalles que conviven en este país se funden en IZTAC para crear la atmósfera perfecta a la hora de degustar su gastronomía.