Más que un restaurante, El Imparcial es un espacio en el que la cultura convive con la gastronomía más ágil y contemporánea. Un lugar que seduce y despierta curiosidad. Y todo rodeado de un ambiente glamuroso y relajado junto al Rastro de Madrid.

El proyecto, que ha llegado de la mano de cinco socios enamorados de la capital, cuenta con tres espacios; el restaurante, la tienda y una zona cultural. Su cocina permanece abierta todo el día, con una variada oferta en la que se incluyen delicias como las patatas bravas, las croquetas de rabo de toro, el ceviche de corvina o el sashimi de salmón noruego.

Su carta de postres incluye delicias como su tarta de chocolate, el helado artesano con oreo, la tarta rota de espuma o la torrija de panettone con caramelo. Y lo que no puede faltar, su exclusiva carta de cócteles y bebidas premiums.

El restaurante Imparcial es un espacio que responde al buen gusto, sobre todo en su diseño, que se mezcla con el legado histórico del edificio en el que se ubica, la antigua sede del diario El Imparcial. Los interioristas del estudio Madrid in Love se encargaron de hacer de este un lugar un espacio capaz de impactar a primera vista.

Mesas de mármol, butacas retro, suelos de madera, lámparas doradas, piezas de terciopelo y estampados de flores, son solo algunos de los elementos que forman parte de la impactante decoración.

El Imparcial cuenta además con el concepto innovador al que llaman carta blanca. Se trata de una programación de actividades culturales que incluye la visita periódica de destacados artistas y diseñadores. Bajo este programa se coordinan exposiciones, proyectos culturales o talleres didácticos en los que siempre está presente la buena gastronomía que caracteriza al local.