Cuando un restaurante ubicado en una zona residencial lleva tantos años funcionando, es que las cosas se están haciendo bien. Esto sucede en Donde Marian, un restaurante de cocina vasco-navarra situado en una tranquila calle de Chamartín (Madrid).

Han pasado casi 25 años desde que Marián de la Peña abriera las puertas por primera vez y unos dos años desde que Alfonso de Tena y Ana Hernández, se hicieran cargo del reto de tomar las riendas tras su jubilación, manteniendo en la cocina a José Dos Santos.

El local, sobrio y elegante, resulta acogedor y cuando Lourdes o Arantza se acercan a tu mesa, te das cuenta enseguida de que conocen muy bien la casa y sus recomendaciones. Resulta perfecto tanto para comidas de trabajo, como para celebraciones familiares y si hace bueno, puedes disfrutar además de su terraza.

En Donde Marian la materia prima es fundamental: verduras muy frescas y de temporada procedentes de Tudela, buen chuletón y una merluza de nivel, todo seleccionado personalmente por Alfonso. Con esa buena base, preparan platos tan deliciosos como la menestra de verduras y las alcachofas salteadas con jamón; el chuletón elaborado a la parrilla con brasa de encina, tierno y sabroso; la merluza en salsa verde con almejas que te recuerda a los guisos de tu infancia; y no podemos olvidarnos de las tradicionales alubias rojas de Tolosa con su guarnición, porque aquí también se disfruta comiendo de cuchara.

Si eres de los que no puedes terminar una buena comida sin algo dulce, puedes deleitarte con sus postres artesanos. Todos, a excepción del pastel ruso, son caseros y están a cuál más rico: arroz con leche, tarta de chocolate, tatín de manzana y su famoso flan de queso.

La carta de vinos, no muy extensa, recoge buenas referencias de las principales D.O. Atención especial merece la amplia oferta de whisky, escogida con esmero y dedicación por Alfonso.