Casa Delfín abrió sus puertas hace más un siglo, cuando el mercado del Born era el mercado central de fruta y verdura de la ciudad. Por aquel entonces se servían comidas las 24 horas del día: los callos con “cap i pota”, el bacalao y sus ilustres arroces eran el combustible para todos aquellos que daban vida a este Mercado hoy reconvertido en centro cultural y de patrimonio histórico de la cuidad.

Hoy en día sigue siendo un restaurante que conserva toda su magia gracias a una cuidada decoración y la continuidad de su propuesta de cocina tradicional catalana que han conservado y renovado sus nuevos propietarios. En el año 2007 José Lombardero y Kate Preston adquirieron el restaurante e iniciaron una nueva etapa que lo ha posicionado actualmente en uno de los lugares del imprescindibles del Born y de todo el Barrio Gótico. 

  • Cocina de Producto y Tradición

Producto de calidad, sencillez en las recetas y respeto a la tradición en sus propuestas. La carta de Casa Delfín ofrece una cocina catalana de mercado con algunos toques de autor sin perder sus esencias. Tapas tradicionales y platos de cuchara: ensaladilla rusa con ventresca, choricitos artesanos al cava, garbanzos con morcilla, croquetas cremosas de jamón ibérico o de pollo de corral o su Jamón de Guijuelo. Platos principales como el famoso canelón de pollo, foie y bechamel de setas, una selecta selección de carnes D.O, la hamburguesa de la Kate con ternera y queso de cabra, pescado fresco de lonja, la paella de pescado y marisco con arroz de Pals o el sabroso suquet de pescadores.

Y finalmente sus deliciosos postres caseros El coulant de chocolate de Madagascar, el milhojas de nata con fresas y chocolate, la tarta de queso sobre galleta de pistacho y todo ello acompañado de una amplia oferta en bodega.

  • Decoración respetuosa

El restaurante está decorado por Lázaro Rosa Violan. Tiene un carácter cálido y de época, con grandes espejos, bellas lámparas y un precioso ventanal con vistas al paseo del Born. Las mesas de madera y sus muebles modernistas, conservan esa solera centenaria que lo hace tan acogedor.

También hay que destacar su amplia y siempre animada, terraza, donde se puede contemplar la Basílica de Santa María del Mar y el emblemático mercado del Born.

  • Los propietarios

La empresa está liderada por sus dos propietarios, José Lombardero y Kate Preston. José Lombardero se crio en Galicia, donde los frutos de la tierra y del mar forman una parte integral de la vida cotidiana y de su cocina. Llegó a Barcelona para ejercer sus estudios y decidió quedarse en la ciudad para crear su proyecto de restauración abriendo diferentes locales durante los años siguientes. Cuando conoció a Kate, siendo ya un veterano restaurador, se embarcaron juntos en un personal e ilusionante viaje gastronómico.

Kate Preston, londinense e hija del famoso editor y columnista de The Guardian, Peter Preston, conoció España durante los meses de verano de su niñez pasados en la Costa Brava con sus padres. Kate se crió en una casa donde la comida era una celebración diaria y cuando conoció a José en 1992, se mudó a Barcelona donde ambos siguen compartiendo su gran pasión por la gastronomía.