Para esta ocasión, el chef castellonense, con 1 Estrella Michelin en su restaurante Cal Paradís, cocinará junto a Ricardo González Sotres (El Retiro), Nacho Solana (Solana) y Jaime Uz (Arbidel), un menú a ocho manos exclusivo para 100 comensales.

En esta ocasión, el chef del restaurante ReLevante, Miguel Barrera estará acompañado por otros tres chefs, cada uno con 1 Estrella Michelin. Todos ellos elaborarán un menú en el que cada uno de ellos cocinará platos especialmente elegidos para este menú de 4 Estrellas Michelin con propuestas de mar y montaña.

La participación de todos estos chefs no es casual, Miguel Barrera, ha querido reunir a chefs a los que ha conocido en estos últimos años y con los que ha coincidido en más de un evento gastronómico. Se trataba de hacer un menú con cocina del norte y también mediterránea, para demostrar que es posible hacer propuestas diferentes y con los mejores platos de uno y otro lado, en perfecta armonía.

El menú comenzará con unos snacks diseñados por Miguel Barrera, en los que se incluyen varios platos que representan muy bien la cocina mediterránea, como un Papel suflado de arroz y bacalao con romescu, Pata de pollo a l´ast y un Boquerón marinado, queso de Castellón y remolacha a la sal.

Siguen a estos entrantes dos platos especialmente elegidos por cada uno de los chefs, entre los que destacan la Croqueta campeona del mundo 2017 de Nacho Solana, la Ánguila ahumada y trufa, pil-pil de coliflor y ajonegro a modo de ajoblanco de Jaime Uz y una Ostra con manzana, albahaca y limón verde de Ricardo González Sotres, por su parte Miguel Barrera, ofrecerá entre otros, su Molleja de ternera, higos, foie, en hoja de higuera a la brasa.

El menú ofrecerá un total de siete platos entre los que destacan también, entre otros, el Meloso de centollo, callos de bacalao y papada ibérica, jalapeño y lima a cargo de Jaime Uz o el Cachón de Laredo en texturas con gnoquis de su tinta de Nacho Solana.

El final dulce corre a cargo de Ricardo González Sotres que elabora Cítricos y Miguel Barrera que realiza su versión de la Tarta de calabaza y helado de leche de cabra.

También destaca el maridaje que incluye el menú, con vinos de la bodega Dehesa de Luna y producidos en una finca reserva de  biodiversidad con más de 3.000 hectáreas de naturaleza virgen. Se trata de dos crianzas: Dehesa de Luna Garnacha Blanca, con el 90-95% Garnacha Blanca y un toque de Viognier (5-10%) y Dehesa de Luna Orígenes elaborado con Cabernet Sauvignon, Syrah y Tempranillo con una permanencia de 6 meses en barrica de roble francés y americano. Este último, fue el vino que dió origen a la bodega y es sin duda el más representativo. Completaría este maridaje, el Cava Brut Nature Luna Lunera, con uvas de las variedades Macabeo y Parellada.