En ocasiones creo que mi alma es hindú. Solo necesito cerrar los ojos y oler este conjunto de especias directamente del bote para sentirme bien de golpe. A los amantes de la cocina india sé que esta receta les encantará y a los que nunca habéis probado el garam masala creo que les ocurrirá lo mismo, ya que en cuanto os sentéis a la mesa y metáis el tenedor se os olvidarán todos los problemas y solo os preocupará saber que queda pan para mojar toda la salsa.

Es una receta apta para todos los públicos, no pica y la suavidad del yogur aporta una cremosidad exquisita, que junto con el toque crujiente de las nueces, hace que se convierta en un plato para repetir y repetir ¡Y la que avisa no es traidora!

Ingredientes para 2 personas:

1 pechuga de pollo limpia y troceada en taquitos de aproximadamente ½ kilo, 2 yogures naturales (preferiblemente griegos que son más cremosos), 1 chorrete de leche de coco, 1 diente de ajo, 1 cebolla mediana, 2 cucharaditas de garam masala, 1 puñado de perejil fresco, 1 buen puñado de nueces algo troceadas (sin hacerlas polvo para que se noten los trocitos) y aceite de oliva virgen extra.

Ideal para acompañar: arroz basmati.

Modo de elaboración:

Pelamos y picamos finamente el ajo y la cebolla y lo ponemos a pochar con un poco de sal, para que sude antes con un chorreón de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté tierno, añadimos la leche de coco y las dos cucharaditas de garam masala.

Damos unas vueltas y cocinamos durante un par de minutos a fuego lento. Incorporaremos entonces el pollo sazonado al gusto y dejaremos un par de minutos a fuego medio, tapado para que se haga antes.

En el último momento añadimos los yogures y finalmente el perejil y las nueces.  Se presenta sin batir la salsa, por eso es conveniente picar fino el ajo y la cebolla para no encontrarnos luego unos trozos muy gordos.

Dudas y consejos:

No tengo leche de coco, ¿qué hago? Nada, ¡que no cunda el pánico!, pues aunque la recomiendo por el aroma tan bueno que da, la receta os saldrá también riquísima si lo sustituís por nata de cocinar o incluso por leche evaporada.

¿Puedo freír antes el pollo para que coja ese color dorado que luego le da un sabor tan rico? Sí, por supuesto, pero a mí me parece un paso innecesario ya que echando los trocitos de pollo en crudo sobre la salsa quedan súper tiernos y nunca se pasan.

¿Puedo sustituir las nueces por otro frutos secos? Rotundamente sí. Jugar con vuestra imaginación y os saldrá un plato fantástico.