Aunque en realidad es de origen árabe, la musaka se considera como una receta griega. Parecida a la lasaña, este plato cuyo ingrediente principal son las berenjenas y la carne picada se ha convertido en uno de los mejores embajadores de la cocina helena.

Ingredientes:

1 berenjena grande, 400 gramos de carne picada de ternera, 1 cebolla, 1 zanahoria, 3 tomates, 1/2 vaso de vino, 1/2 vaso de caldo de carne o de pollo, tomillo, sal, pimienta, queso rallado y salsa bechamel.

Modo de elaboración:

Partimos las berenjenas en láminas y las ponemos con un poco de sal sobre un papel absorbente para eliminar el agua que suelten.

Calentamos un poco de aceite en una sartén y las freímos. Reservamos.

Pochamos la cebolla y la zanahoria en otra sartén. Una vez listo, añadimos tomate picado y dejamos que se cocine bien.

Freímos la carne en una sartén y le añadimos la salsa de tomate y las hortalizas. También el vino y el caldo. Dejamos que cueza durante unos diez minutos.

Para montar la musaka, es necesario escoger un molde adecuado para el horno. Untamos la base con un poco de mantequilla y colocamos una capa de berenjena sobre la base, procurando que quede bien cubierta.

A continuación echamos sobre la capa de berenjena la mezcla del tomate con la carne. Ponemos una nueva capa de berenjena sobre la mezcla. Volvemos a echar otra capa de carne con tomate y por último añadimos una capa de berenjena.

Finalmente cubrimos con bechamel, espolvoreamos con queso rallado y metemos la fuente en el horno donde hornearemos durante 20 minutos a 160º y gratinaremos durante 3 minutos a 220º.