Es uno de los platos árabes más conocidos. De hecho, en algunas familias lo cocinan diariamente, en otras, los viernes, el día sagrado de los musulmanes. Quizá la versión más popular es de verduras, por eso hoy te proponemos una un poco un poco distinta, de cordero, una forma sencilla de llenar tu mesa de sabores diferentes.

Ingredientes: 350 gramos de cordero, 300 gramos de cuscús, 150 gramos de garbanzos cocidos, 2 cebollas, 2 tomates, 1,5 litro de agua, 2 calabacines, 100 gramos de calabaza, 2 zanahorias, sal, aceite de oliva y pimienta.

Modo de elaboración:

Comenzamos pelando la cebolla en juliana. La pochamos.

Salpimienta la carne de cordero y cuando la cebolla esté transparente la añadimos la sartén.

Troceamos los tomates y también los añadimos. Depués, agregamos el agua.

Una vez empiece a hervir, volcamos los garbanzos y dejamos cocer hasta que la carne esté tierna.

Mientras, troceamos la otra cebolla, la zanahoria (en rodajas), la calabaza y los calabacines (en forma de cuadrados). Lo ponemos en una olla a hervir.

Es el momento de ponernos con el cuscús. En otra cacerola, cuece los granos de sémola durante unos 20 minutos aproximadamente. 

Se suele servir el cuscús por un lado y el acompañamiento por otro para que cada comensal escoja lo que quiera servirse.