Creo que habrá pocas personas en el mundo a las que no les guste el arroz, ¿no os parece?. Pero "haberlos haylos", eso seguro. Aunque he de decir, y sin quedar como una listilla, que si probaran este plato quizá se desvaneciera esa fatal creencia de pensar que no les gusta.

Y les encantaría, lo amarían y no cocinarían otra cosa. Hasta en el desayuno llegado el caso. Y después de esta exageración (pero cierta), os animo a todos a probar esta fácil receta: es un arroz muy sencillo pero delicioso, con las algas que tan buenas son para la salud y que usadas en su justa medida, tan buen sabor aportan.

Ingredientes para 2 personas:

  • 1 taza de arroz redondo.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 zanahoria.
  • 1 puñado de judías verdes.
  • 1 puñado de setas variadas.
  • 1/2 cebolla
  • 1 cucharada de algas deshidratadas wakame.
  • Caldo de verduras o en su defecto agua.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Modo de elaboración:

Picamos fino el ajo y lo ponemos a rehogar en una sartén con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra hasta que empiece a tomar color. Posteriormente añadiremos el resto de verduras bien picadas junto con las setas y con un pellizco de sal.

Mientras, aparte, ponemos a hidratar las algas en agua fría unos 10 minutos.

Añadimos el arroz al sofrito de verduras y le damos unas vueltas para ‘marearlo’ para que vaya tomando todos los sabores. Añadimos el caldo caliente, sal y pimienta al gusto y tapamos dejando cocer a fuego lento. Cuando falten 5 minutos para que esté listo, añadimos las algas y volvemos a tapar.

Una vez apagado el fuego, lo dejamos reposar unos minutos y ya podemos degustarlo. Os doy un consejo rico: está ideal si le añadís un poco de aceite batido ligeramente con unas pocas algas. ¡Queda delicioso!.