Hace unos años apenas se sabía lo que era el ramen y solo los más aventureros lo habían probado en algún viaje al continente asiático. Hoy en día es uno de los platos más buscados en muchos restaurantes, que no siempre lo tienen en carta ya que el proceso de elaboración es largo.

Eso sí, el resultado… ¡merece la pena! Por eso el Grupo Ayala Japón decidió abrir Ramen Shifu, un concepto en el que el protagonista de la carta es este contundente plato de tallarines tan bien acompañado por carnes, verduras y diferentes caldos, y lógicamente ¡aquí lo tienen todos los días del año!

Sí, en verano también, porque bajo el aire acondicionado no importa la temperatura del plato. Es más, la última sopa en incorporarse a la carta ha sido el Diablo Ramen, que como ya deja intuir su nombre, es una versión para los más atrevidos.

Se elabora con carne picada de cerdo ibérico, cebollino, guindilla y salsa pinattsu. Pese a lo que muchos puedan pensar, es ideal para el verano porque el picante ayuda a combatir el calor y es que esta sensación activa el cuerpo, nos hace sudar y éste al evaporarse absorbe energía (calorías) de la piel y nos refresca. ¿O es que creíais que tailandeses y mexicanos han estado locos todo este tiempo?

Además de ampliar esta parte de la carta, se suma una nueva sección con los tradicionales bocadillos chinos de pan al vapor como protagonistas, los ‘Bun Bao’. Otra especialidad muy ‘de calle’ que en Ramen Shifu tendrán en cuatro variedades: Bao de pato, con pato frito crujiente, mezcla de lechugas, rúcula y salsa de pato; Bao de pollo, con pollo crujiente, mezcla de lechugas, rúcula y salsa katsu; Bao de chashu, cerdo asado, mezcla de lechugas, rúcula y mayonesa spicy; y el Bao de ternera, dispuesta en finas lonchas con mezcla de lechugas, rúcula y salsa de sésamo.

Para acompañar cualquiera de los platos, combina a las mil maravillas otra de las nuevas incorporaciones, una selección de bebidas saludables en versión helada: Ice tea con limón o frambuesa, Jengibre o pomelo con miel, Limón con miel, Té verde con limón y miel, Limonada o simplemente Té verde. Ah!... De este último han hecho incluso un riquísimo helado para culminar la comida.