Ya está en las estanterías de las librerías un nueva edición del éxito de ventas La Cuchara de Plata, llamado también “la biblia de la auténtica cocina italiana”, un libro imprescindible sobre la cocina italiana, con más de 2.000 sencillas recetas tradicionales, totalmente revisadas y actualizadas para los amantes de la cocina moderna.

Llaman así a esta publicación (Editorial Phaidon), y puede que no resulte exagerado, porque con sus 1.500 páginas, y nada menos que dos mil recetas, incluye buena parte del recetario clásico de aquel país transalpino y cuenta con el aval de sesenta años de éxito continuado. La nueva edición lleva cuatrocientas fotos nuevas que permiten ver la imagen a algunos de sus simples, mediterráneos y deliciosos platos aportados por prestigiosos chefs italianos.

La Cuchara de Plata está considerada como el summum de la cocina italiana y para llegar al máximo de personas aficionadas (o amantes de la cocina), ha sido traducida a 12 idiomas. Su título original es Il Cuchiaio d’Argento. La verdad es que no es un libro de un gran aporte fotográfico. Simplemente, lo que pretende transmitir y dar a conocer es la auténtica cocina italiana.

Algunas de las incorporaciones de la nueva edición, con una nueva introducción del historiador de cocina italiana Alberto Capatti, incluye la ampliación de la explicación de algunas recetas básicas e información sobre el tiempo de preparación y cocción de las recetas, con la que pretenden llegar a los apasionados de la cocina (que no contaban con estos elementos hasta el momento en esta obra) y a los que aprecian los libros de cocina y gastronomía italiana como joyas que no pueden faltar en su biblioteca.

La Cuchara de Plata es un clásico que nació en 1950 de la mano de Gio Ponti y la Editorial Domus, gracias al trabajo desarrollado por un grupo de expertos gastronómicos que recopiló un elevadísimo número de recetas originales de la cocina italiana para ofrecerlas al gran público. Evidentemente el libro ha evolucionado, se ha adaptado a los nuevos tiempos, a los nuevos paladares y a los nuevos públicos.