‘Servir y Proteger’ es la última de las series españolas que han querido contar con los vinos El Inicio para llegar a los espectadores de la pequeña pantalla.

Sin dejar de estar presente actualmente en otra serie, en este caso se trata de ‘Allí Abajo’ con tres temporadas a la espalda que se emite semanalmente en Antena 3, las estanterías del bar es de nuevo el lugar elegido para dar cabida a los vinos de las cuatro denominaciones de origen que elabora Bodegas el Inicio: Ribera del Duero (Admiración y Rivendel), Rueda (Pluma Banca), Junilla (Casper) y Rías Baixas (Elas). A ello se suma la presencia del frizzante Vis a Vis.

Un ejemplo claro de la utilización de este tipo de recursos para llegar al consumidor lo tenemos en Bodegas El Inicio, con una amplia experiencia en este tipo de marketing. En la pequeña pantalla sus productos han aparecido en series como ‘El Príncipe’ (Telecinco), ‘Hospital Central’ (Telecinco), ‘Los Protegidos’ (Antena 3), ‘La que se avecina’ (Telecinco), ‘Vive cantando’ (Antena 3). El último año llegaba la primera incursión en la gran pantalla con el estreno de la película ‘Es por tu bien’ de José Coronado y Javier Cámara.

En el caso de Bodegas El Inicio los comienzos para utilizar esta técnica publicitaria fueron fruto de la casualidad. “Fue en 2007 cuando conocimos a unas personas encantadoras dedicadas al atrezzo (diseño, decoración y montaje de los escenarios que se usan en series y cine) que nos sugirieron la idea”, explica el gerente de la bodega Alfonso Velasco, añadiendo que el éxito depende de la repercusión de cada serie. “Cuánto más gente la ve, mayor visibilidad y además eso garantiza que se emitan más capítulos. También influye el lugar donde aparece el producto, si el nombre de la marca se cuela en los guiones o si los actores tienen que coger la botella y servir el vino. Si además hablan de él el impacto es aún mayor”, comenta Velasco.

A pesar de ello, no está confirmado que la gente pida un producto, en este caso vino, por verlo en la televisión o en el cine. “Puede haber algún caso, pero no lo creo. Lo que tratamos de conseguir es visibilidad y recuerdo, de manera que cuando el espectador acuda a un restaurante y vea la `R´ de Rivendel o le ofrezcan nuestros vinos, tenga en la memoria el recuerdo de haberlo visto y eso le genere confianza para pedirlo. Luego claro, hay que responder con calidad y ahí, por suerte, ¡no fallamos!”, asegura el responsable.