Los Hermanos Torres inauguran el restaurante Cocina Hermanos Torres con dos menús degustación que pretenden ser un homenaje a todo aquello que les ha traído hasta este nuevo proyecto y que se mantendrán durante la temporada de verano.

El restaurante Cocina Hermanos Torres es un restaurante que mira al futuro, en el que modernidad y creatividad confluyen un laboratorio de innovación sostenible, tecnológico y humano situado en una antigua nave industrial de 800 metros cuadrados ubicada en el barrio barcelonés de Les Corts y con capacidad para 60 comensales.

El concepto es muy rompedor, ya que un 70% del espacio total está destinado a cocinas y tan solo el 30% a los clientes. No se trata de un comedor, sino de una cocina en la que se come. En Cocina Hermanos Torres hay tres cocinas en el centro de la sala. Desde la comodidad de sus mesas, los clientes del restaurante asisten a todo un espectáculo: pueden ver como los espacios de preparación de los ingredientes están alrededor de la sala principal. Así, la experiencia es única, pues los comensales están en un restaurante y una cocina al mismo tiempo.

En ambas cartas se pueden encontrar desde vínculos familiares y recuerdos de infancia hasta influencias de distintos rincones, pasando por el respeto a la naturaleza, al producto y al productor.

Los comensales pueden disfrutar, también este mes de agosto, de los menús degustación, ‘El Inicio’ (que incluye 18 platos) y ‘El Origen’ (formado por 14 platos), en un marco inigualable, como es la Cocina Hermanos Torres donde se puede comer experimentando y descubriendo en directo cómo se crean las recetas.

  • Platos con valor sentimental, un menú autobiográfico

‘El Inicio’, es el primer menú degustación de Cocina Hermanos Torres que recorre la vida de los gemelos con platos inspirados en la familia, en recuerdos de sus viajes más personales y apetitosos homenajes a la naturaleza y el producto. El menú degustación pretende ser una autobiografía de los hermanos, en el cual reflejan la base de su inspiración: familia, naturaleza, producto y productor, así como, su filosofía de trabajo. A través del cual, el comensal podrá conocer y saborear el estilo culinario de los Torres, con un lenguaje universal, la comida.

La carta se abre con platos que homenajean los lazos familiares, como las Pipas de girasol heladas servidas sobre la flor natural. Un recuerdo de las rutas que los hermanos hacían con su padre en una furgoneta Ebro con dos literas durante los meses de verano, en las cuáles iban parando para recoger girasoles.

El Falso arroz con verduras, un plato de cocina de aprovechamiento, es el resultado de las enseñanzas de uno de sus familiares más cercanos, su abuela Catalina. Un guiso marcado por la filosofía de no tirar nada y aprovecharlo absolutamente todo. En esta receta, el arroz está hecho en realidad a partir de los troncos de la verdura. Extraen los “granos de arroz” de los tallos de las hortalizas con una cucharilla y mucha laboriosidad.

El menú continua con platos que son un homenaje al producto tradicional de la tierra, como sería la receta reinventada del cocido. Esta vez el paladar saboreará un cocido, plato tradicional de nuestra gastronomía, frío y fresco pensado para los meses de verano, el cual incluye producto tan inusual como el garbanzo verde que aún sigue en la vaina, acompañado de una salsa de jamón ibérico y envuelto en un velo de panceta.

Ambas opciones de menú, ‘El Inicio’ y ‘El Origen’, se concluyen con sorpresas, que será el propio comensal quien las tendrá que descubrir.