Un nueva tendencia social se ha instalado en las calles de Alicante, que se ha extendido por el resto de la provincia e incluso por toda la Comunidad Valenciana. Se trata del conocido ‘Tardeo’, una manera de divertirse entre amigos que se inicia a la hora de la comida y dura hasta la noche.

Larios también ha querido formar parte de este fenómeno para acompañar a los alicantinos en estas tardes repletas de momentos y sensaciones inolvidables, en línea con su filosofía ‘Espíritu Mediterráneo’. Para ello, LARIOS 12, la ginebra Premium de la marca, ha creado una edición especial que rinde homenaje al carácter festivo y mediterráneo que se respira en la capital alicantina.

La fachada modernista del Mercado Central de Alicante, punto neurálgico y centro de reunión del ‘Tardeo’, la transitada calle Castaños con sus populares terrazas o el Castillo de Santa Bárbara son los principales protagonistas de este nuevo diseño.

Los emblemas de la arquitectura alicantina conviven con otros elementos representativos de la ciudad como sus icónicas palmeras, las ondulaciones de la mítica Explanada de España, situada junto al mar, o los motivos arabescos, presente en las botellas de Larios. Una imagen dinámica y alegre que refleja la esencia jovial de Alicante y sus habitantes, así como el ‘Espíritu Mediterráneo’ de la marca.

LARIOS 12 es una ginebra Premium de excelente calidad que nace de una exótica combinación de doce especies botánicas extraídas directamente de la naturaleza, en cinco destilaciones. El proceso de elaboración comienza con cuatro destilaciones de ingredientes botánicos, agrupados por tipología. A continuación, se realiza una quinta destilación con la flor de azahar. El resultado es una ginebra de sabor complejo, delicado y refrescante de infinitos matices.

Posee los aromas propios de la ginebra: bayas de enebro salvaje, cilantro, nuez moscada y raíz de Angélica. A ello se unen los cítricos más refrescantes: limón y naranja del Mediterráneo, dos tipos de mandarina -mandarina clementina y mandarina tangerina-, pomelo y lima. Y el toque distintivo, la flor de azahar, para garantizar un aroma exótico, de sedoso tacto al paladar.