¿Quién no se lo ha preguntado alguna vez? Pues sí, este plato tiene su origen en un cocinero ruso quien dio el nombre original a la receta ‘Ensalada Olivier’.

Lo que empezó siendo una elaboración que incluía ingredientes muy caros y sofisticados ha evolucionado hacia una versión más económica y que ha conquistado diferentes culturas.

A Madrid llegó hace más de 150 años y la aclamación popular la sitúa entre las cinco tapas más pedidas en los bares para acompañar a una caña bien tirada o con un vino.

Ya se sabe que cada maestrillo tiene su librillo y cada chef sus trucos. Aunque algunos son más comunes que otros como cocer las patatas con piel, aquel cocinero ruso nunca reveló los suyos pero algunos restaurantes de Madrid nos dan alguna pista de por qué sus ensaladillas están tan buenas:

BACIRA

Gabriel, Vicente y Carlos, un trío de ases que convierten en emoción cada plato por sencillo que sea. En el caso de la ensaladilla, su truco es cocer los ingredientes con piel para que se mantenga mejor el sabor de cada uno. La fusión entre Japón y el Mediterráneo de su cocina les lleva a improvisar también con los sabores, y en este caso ellos añaden un toque picante que realza los sabores. El resultado: Ensaladilla de ají amarillo, tobiko y carpaccio de gambas.

LA MALAJE

Manuel Urbano y Aarón Guerrero vuelcan todo su trabajo en este local de inconfundibles raíces andaluzas. A la hora de preparar su Ensaladilla de gambas con pipas de mar (camarones fritos), Urbano pone especial atención en el ingrediente fundamental: la mahonesa. Aquí la hacen con aceite de oliva virgen extra de variedad arbequina. Las patatas también tienen su toque, las cuecen con piel. Para los que les guste hacerla con cebolla en casa, su consejo es saltearla antes de ponerla.

LOS GALAYOS

El restaurante Los Galayos lleva sirviendo sus mejores platos en la Plaza Mayor casi tantos años como la ensaladilla en España. Ambos siguen triunfando y juntos forman un plan perfecto. Y es que no hay nada como disfrutar de su Gran Ensaladilla rusa en un local cargado de historia. El truco de su receta está en la patata, machacada cuando está templada, en lugar de pasarla por la cuchilla. Además, siempre tienen en cuenta la importancia de utilizar la misma cantidad de patata y mahonesa.

SANDÓ

El Restaurante Sandó, ubicado en el corazón de Madrid, es perfecto para disfrutar de una gastronomía clásica con una cuidada presentación y un excelente producto. Ejemplo de ello es una de sus raciones estrella, la Ensaladilla trufada. Los ingredientes se cocinan a baja temperatura, preservando así los sabores. Además, las láminas de trufa sobre la tapa le dan un toque muy especial.  

TABERNA GAZTELUPE

La tradición nunca pasa de moda y más cuando se habla del buen comer, una idea que sin duda podemos vincular a este reconocido restaurante y la Ensaladilla Gaztelupe con ali oli de ajo negro de su chef Luis Martín, cumple con esta filosofía. La receta de Luis tiene un toque y color especial gracias al ajo negro. Además, la patata con la que elaboran la ensaladilla está asada en lugar de cocida.