Os va sonando, ¿verdad? Ya casi todo el mundo sabe lo que es el gluten (una proteína presente en ciertos cereales, para los que no lo tengáis muy claro) y que hay a un sector de la población a la que le sienta mal. Su único remedio es eliminarlo completamente de su alimentación. Bien, pues cada vez en más restaurantes tienen en cuenta esta intolerancia -o alergia, según el caso- y van adaptando sus cartas.

Mayo es el mes de visibilización de esta enfermedad (el día 5 es el Día Internacional y el 27 el Día Nacional del Celíaco), y por ello muchos locales suman a sus propuestas habituales alguna oferta especial para ‘celebrarlo’.

  • Bowl Bar

¡Ya está aquí la Rebowlución! Cocina saludable y divertida que llega a la capital para que todos nos sumemos a este ‘moderno e instagrameable’ concepto de comer todo en un bol que además tiene muchas opciones sin gluten. Desde sus ya famosas Croquetas a nuestra Bowlera -de puchero, de txangurro o coliflor- hasta el irresistible Bowl de Tortilla o el Steak Bowl Tartar con helado de mostaza y crujiente de parmesano. Por supuesto tienen pan e incluso uno de los postres de la casa, las Fresas con chantilly y nueces. Algunos platos son también aptos para veganos e intolerantes a la lactosa.

  • Casamontes

Recién llegado a Las Tablas, este coqueto restaurante de cocina mediterránea con un toque personal y original -con notas internacionales- piensa mucho y muy bien en los celíacos. El cocinero Dani Montes y su socio Ángel Cusati han creado una carta para todo tipo de paladares -el 90% de las elaboraciones son sin gluten-, rica y equilibrada, con una vuelta de tuerca. Por ejemplo, ninguna de las salsas lleva harina. Tan sencillo como eso. Y, además, tienen la lección de contaminaciones cruzadas bien aprendida. No hay que perderse su Ensaladilla rusa con ventresca y un toque especial, Pipas de mar para mojar pan y los dedos, o algunas de sus especialidades como el Picantón o el Chupachús Casamontes (costilla de ternera).

  • Colósimo

Recién ‘llegado’ al barrio de Salamanca, es el sabroso proyecto de dos jóvenes hermanos gaditanos (Ricardo y Manuel Romero) que tras formarse en interesantes fogones, acaban de comenzar esta andadura en solitario y conquistan con recetas como: Ensaladilla, Verduras con langostinos, Chipirones rellenos... platos sencillos y ‘conocidos’ que adaptan sin problemas para celíacos (excepto las croquetas y la pasta). Tienen una carta corta, con el mejor producto de temporada y alguna sugerencia del día, ideal para picar... Y una tortilla que quita el hipo!

  • Fuego

Su nombre lo dice todo. Aquí el fuego, la brasa y el humo mandan. Un restaurante de sobra conocido, gestionado por la joven Loreto Villaverde, cocinera y socia junto al grupo hostelero Garden Navarra. Poco gluten por tanto en su propuesta: aquí desde los puerros, los pimientos o los mejillones, hasta el rodaballo, la presa ibérica o el lomo de vaca rubia madurada pasan por la brasa o se ahúman... y los chorizos también son aptos. Platos sencillos y sabrosos.

  • La Barra de Sandó

Bien conocida por los celíacos madrileños, es la propuesta más informal del restaurante Sandó. Está ubicada en la recepción del Hotel Santo Domingo, a pocos pasos de la Gran Vía, por lo que es perfecta para reponer fuerzas en medio de un paseo turístico con sus suculentos pintxos. Entre los sin gluten encontramos Ensaladilla tradicional con boquerones caseros, Ensalada de codorniz escabechada y peras, Ensalada de arenques con naranja y vinagreta de vodka, Tabla de quesos de Madrid, Jamón de bellota, Huevo cremoso con tocino, Oreja en salsa kimchi. Y de postre, el Chocolate + Chocolate también es apto para celíacos.

  • La Malaje

Prometemos una experiencia gastronómica de raíces donde los sabores del sur explotan en cada bocado. Y como en todo buen andaluz, no pueden faltar los fritos, que aquí se preparan con harina de garbanzo en la mayoría de los casos. La cocina de Manuel Urbano y Aarón Guerrero se caracteriza por la búsqueda del buen producto de mercado, por lo que gran parte de los platos aptos para celíacos serán sugerencias, platos hechos al momento por los que merece la pena dejarse llevar. Frituras andaluzas que hacen con harina de garbanzo, Ensaladilla de gambas con pipas de mar, Pipirrana con anchoas ahumadas, Ala de raya en escabeche de setas, Salpicón de vaca vieja, Bocado de la reina con aceite mediterráneo y especias.

  • Los Galayos

‘Centriquísimo’… en plena Plaza Mayor. Ojo!, no es el ‘típico’ sitio para turistas. Estamos ante un restaurante donde se cuida la calidad del producto -y sus precios no son nada desorbitados- y, por supuesto, también al comensal. Dos de los must del restaurante y que están libres de este alérgeno son su Cochinillo de Espirdo asado lentamente al horno con guarnición y su premiado Cocido madrileño en puchero de barro. También son aptos su Gazpacho o la Sopa de verduras, el Estofado de rabo de Toro, que sellan al horno para no tener que enharinarlo antes de llevarlo a la sartén, los Callos de ternera, la Paletilla de cordero asado, el Lomo de bacalao al horno con ali oli gratinado, varios arroces, ensalada de tomates de temporada, sus demandadísimos Torreznos… y de postre, por ejemplo, su rica Crema catalana. Y siempre tienen pan y cerveza sin gluten.

  • Matcha House

Matcha House acerca la cultura milenaria de Japón a través de su gastronomía, caracterizada además por ser perfecta para llevar una alimentación equilibrada. Una cocina ligera, saludable, muy sabrosa ¡y con opciones para celíacos! Entre ellas la Sopa miso, edamames, arroz, nigiris, sushi, makis sin salsa (tienen salsa de soja sin gluten, por cierto), sashimis…

  • Shanghai Mama

El grupo Shanghai Mama ha puesto en marcha cinco restaurantes en menos de dos años revolucionando Madrid a golpe de palillo. Cada local tiene un ‘alma’ propia, pero la máxima del grupo es ofrecer la gastronomía china de hoy y siempre, la que se come en las calles de Shanghái, pero con productos de calidad y en gran parte, materia prima española. Casi todos los platos principales son o los pueden preparar sin gluten porque la salsa de soja que usan lo es. Tienen hasta algún dumpling como el Ha Kao relleno de gambas con jengibre, Ensalada de verduras de temporada al vapor en salsa vinagreta con sésamo y soja, un must de la carta como es el Pato Shanghai Mama crujiente en salsa de almendras, o una de las recomendaciones de la casa, Papillote de langostinos salteados con jengibre en salsa de té.

  • V Club feat. Arola - OK

Se trata del último espacio de moda en el que deleitarse en todas direcciones: deliciosos cócteles, gaming club y una imponente decoración. En el restaurante, una carta con la que poner la guinda del pastel a las noches de la mano de Sergi Arola. Entre las opciones para celíacos hay Ensalada de pétalos de tomate, Lascas de presa ibérica, Sardinas marinadas con yogurt, Salpicón de buey y centollo, Bogavante en ceviche, Steak Tartar, las famosas Patatas bravas de Arola, Alitas kimchi, Albóndigas al chimichurri, Arroz con bogavante del señoret, Arroz a la brasa, Chateaubriand, Pastel de carne, Mini burger (con pan sin gluten, claro), Entrecot, Lomo de San Pedro, Ventresca de la Almadraba... y uno de los postres más top de la casa, el No me comas el coco o la Tarta de manzana.