El vino como una de las principales industrias productoras y exportadoras de la economía española, pero también como elemento vehicular del territorio, como inspirador del arte, como seña de identidad de culturas y paisajes, como experiencia gastronómica y turística. Con esta propuesta de valor y la previsión de reunir cerca de 600 bodegas, Barcelona Wine Week irrumpe en el panorama ferial para alzarse como el mayor encuentro del sector en España ante los operadores nacionales e internacionales.

El nuevo evento –organizado por Alimentaria Exhibitions, sociedad de Fira de Barcelona–, recoge la dilatada trayectoria de Intervin dentro de Alimentaria y ofrece en un innovador formato una plataforma disruptiva y única en la que aprender, viajar, vivir experiencias sensoriales y hacer negocios.

De carácter bienal, BWW se celebrará en el Palacio 8 del recinto de Montjuic y se articulará en función de la gran diversidad de zonas productoras en España. Asimismo, las bodegas participantes lo harán en base a un formato de diseño innovador que promoverá la presencia igualitaria y uniforme entre las marcas.

El director general de Alimentaria Exhibitions, J. Antonio Valls, explica que “el nuevo salón es un ‘spin off’ de Alimentaria que surge como resultado del peso e importancia del sector vitivinícola español y como respuesta a la propia demanda de las empresas y entidades del mundo del vino en busca de una nueva plataforma de internacionalización”.

  • El territorio como eje vertebrador

Barcelona Wine Week ofrecerá una puesta en escena “única, transformadora e inspiradora, con el objetivo de convertirse en el escaparate de referencia del sector y en un fiel reflejo de las singularidades propias del panorama vitivinícola nacional”, explica el presidente de la DO Cava y del nuevo salón, Javier Pagès. “El nuevo evento permitirá captar la globalidad del enorme patrimonio cultural y nutricional que hace que el vino sea uno de los pilares de la Dieta Mediterránea”, subraya Pagès.

El proyecto cuenta con la Federación Española del Vino (FEV) como socio estratégico. Para su director general, José Luis Benítez, “este nuevo planteamiento busca posicionar Barcelona Wine Week como el gran escaparate internacional del vino español, aprovechando la fuerza de la marca Barcelona en el exterior y un programa de compradores específicos muy atractivo para las bodegas expositoras”.

  • Negocio, cultura y tendencias

BWW será, asimismo, un salón multidisciplinar y versátil, un referente único en su género gracias a su amplia oferta, su ubicación y a las oportunidades de formación, experiencia y negocio que ofrecerá a los profesionales participantes. Así, la internacionalización será prioritaria en la estrategia del salón, que impulsará la penetración y consolidación del vino español en los mercados exteriores a través de un programa de compradores procedentes de los países receptores más atractivos para el sector elaborado junto a ICEX España Exportación e Inversiones.

La directora de la División de Alimentos y Gastronomía de ICEX, María Naranjo, señala que “BWW evidenciará que España es una de las potencias vitivinícolas más importantes del mundo y maximizará la visibilidad de nuestros vinos en aquellos mercados que ya reconocen nuestra calidad y en aquellos otros donde prevemos interesantes oportunidades para posicionar nuestros vinos entre los más atractivos e innovadores del mercado con la finalidad de mejorar su aceptación”.

El programa del evento se completará con diversos espacios de dinamización como BWW Trends que, en línea con las últimas tendencias del mercado, acogerá bodegas productoras de vinos biodinámicos, ecológicos, y de alta montaña. También habrá áreas destinadas a vinos espumosos y generosos, espacios destinados a los complementos y menaje, y áreas específicas para la coctelería y la restauración.

Por su parte, en The Wine Hub se sucederán catas, maridajes, conferencias y diversas sesiones formativas de primer nivel. El encuentro permitirá conocer diversos aspectos del mundo del vino vinculados al arte y la cultura, como su influencia en la literatura, el cine o la música, recreando así una atmósfera diferencial.