La vida de Gonzalo Antón San Juan (Miranda de Ebro, 1950) daría para un guion de Hollywood, una de esas películas de drama y superación que firmaría Frank Capra. Con catorce años cargaba un botijo por los pabellones de la Azucarera ‘Leopoldo Cano’. Menos de treinta años después hacía de anfitrión en elBulli del mismísimo Joël Robuchon, el cocinero número uno del mundo.

Es el empresario hostelero que más haya hecho por la cocina española en el siglo XX con su trabajo diario. Cualquier sábado puede vérsele anotando las comandas en el comedor de su Zaldiaran vitoriano. Acto seguido, atiende y acomoda a los clientes con un ojo puesto en lo que sucede en la cocina que dirige Patxi Eceiza. Siempre ha sido así.

Nos habla cuando estuvo en el Carey, de Manuel Iradier "Viví su época más brillante. Hicimos el primer bufé de verano. Todo un hito. Había bailes con orquesta, cantantes italianos... Era el año 1967 o 68. Y todo estaba por hacer. En la hostelería no había imaginación", sostiene.

De aquellos años conserva Antón una red de relaciones personales que han sustentado y tejido su trayectoria empresarial y humana. El hostelero aventaba una oportunidad, se rodeaba de asociados y él asumía el papel de "socio industrial", el que daba el callo y trabajaba sobre el terreno, traz