Cuentan que un día el emperador chino Shen-Nung estaba calentando agua bajo un árbol cuando una hoja cayó por casualidad en el recipiente. Tras probarla, decidió plantar semillas de aquel árbol silvestre por todo el país.

Sobre el origen del té todo son fábulas. Historias fantásticas como la que se cuenta también en Japón y que habla de un príncipe que tras soñar una noche con todas la mujeres con la que había tenido algún tipo de relación decidió no volver a dormir nunca más. Por eso buscó una planta que le quitase el sueño hasta que encontró el té.

Sea como fuere, lo cierto es que esta bebida lleva siglos acompañándonos en esos buenos pequeños momentos de la vida. Momentos en los que CuidaTÉ ha pensado. Por eso ofrece todo tipo de tés e infusiones que se adaptan a las necesidades y gustos de cada consumidor, tanto en cápsulas compatibles con máquinas Nespresso, porque como ellos mismos dicen, son “prácticas y cómodas a más no poder”, como en pirámide o granel.

Para los que están más preocupados por su salud, cuentan una variedad que ayuda en las digestiones pesadas y que está hecha a base de menta piperita mitcham, manzana deshidratada, rooibos, manzanilla, aroma de manzana, aroma de vainilla o la cápsula relax, compuesta por tila flor, pasiflora, aroma de frambuesa y aroma de canela.

CuídaTÉ también ha pensado que esos a los que aún les gusta calentar el agua y echarla sobre el té. Porque también tiene su puntito. Por eso ofrecen una gama a granel, entre los que se incluye el té verde moruno, con un sabor suave y un toque a hierbabuena o la infusión de frutas del bosque, más dulce y afrutada.

Y ahora que llega el tiempo, lo que apetece más es quizá algo frío. Pues la opción perfecta es el Ice Té frutas del bosque, de sabor intenso, afrutado y con un toque ácido. O quizá el Spearmint Fresh, un té helado refrescante y con un toque cítrico hecho a base de té verde, hierbabuena, lemongrass, extracto de té verde, zanahoria y aroma de limón.

Para los más atrevidos, CuidaTÉ ha sacado al mercado los iTonic, una opción diferente y alternativa para los que no quieren tomarse un gintonic ahora que parece que es casi obligatorio porque están tan de moda. Hay varios entre los que elegir; el iTonic Ibiza, hecho a base de hibisco y mora; el iTonic Amsterdam, de cardamomo y naranja o el iTonic Shangai, de azahar y jengibre. De los más aromático.