El verano es una época de diversión, ocio y descanso, en suma, de vacaciones. Solemos disfrutar de más tiempo para nosotros mismos y para compartir con nuestros familiares y amigos. En ocasiones, nos relajamos en exceso y no mantenemos una alimentación equilibrada.

Pero hay que tener en cuenta la importancia de seguir unos hábitos alimentarios adecuados, con más razón en estos meses, ya que se produce un aumento muy elevado de las temperaturas y es necesario mantenerse hidratado y con una cantidad apropiada de nutrientes.

A continuación os proponemos siete alimentos imprescindibles para la dieta de verano, esos que no podrás dejar de lado durante estos meses de calor para mantener una vida saludable:

Sandía: protagonista indiscutible en todas las mesas a la hora de comer en verano, esta fruta aporta elevados niveles de hidratación ya que un 95% de su peso es agua. Además, es rica en vitaminas A y C y es estupenda para el control del peso pues sacia bastante y es diurética.

Melocotón: es uno de los mejores aliados para protegerse del sol, gracias a sus carotenos y antioxidantes, que luchan contra los radicales libres y cuidan la piel, el cabello y las uñas de sus efectos nocivos. Tiene un alto contenido en vitamina C y es una fruta muy rica en calcio.

Zanahoria: se ha reconocido como uno de los mejores tentempiés para comer entre horas, por su capacidad para saciar el hambre e incluso la sed. Además, es fundamental para protegernos del sol gracias a su contenido en betacaroteno, que también potencia el bronceado de la piel. Este componente ayuda a que las personas con tendencia a desarrollar diabetes de tipo 2 estén menos expuestos a sufrir la enfermedad, según un estudio de la Universidad de Stanford.

Tomate: imprescindible en la dieta de todo el año, el tomate se hace especialmente importante en verano por ser muy hidratante y muy rico en vitamina C. También contiene carotenoides como la luteína y la zeaxantina que protegen la vista de los rayos solares.

Plátano: siempre es una buena elección para saciarse rápidamente ya que aporta mucha energía, tanto en las actividades del día a día como antes de realizar cualquier deporte. Es muy bueno para prevenir la deshidratación gracias a su alto contenido en potasio y aporta numerosas vitaminas, como la A, muy importante para cuidar la piel ante los rayos del sol.

Pepino: igual que la sandía, es otro de los alimentos que aportan muchísima agua a nuestro organismo, por lo que es un aliado excepcional para hidratarnos en verano. Además, tiene muy pocas calorías, ayuda a no retener líquidos y sacia bastante en las comidas, en las que se puede combinar fácilmente, en una ensalada por ejemplo.

Agua: el último, pero quizá el más importante de todos. El agua no es que sea necesaria en verano, es que es imprescindible. Es importante beber grandes cantidades incluso aunque no se tenga sensación de sed, y si se hace deporte o se está en un lugar demasiado caluroso, siempre hay que tener una botella a mano.

Con estos alimentos en la lista de la compra, además de disfrutar de una dieta rica y comida sana, aportaremos a nuestro organismo grandes beneficios especialmente en la temporada estival ¡No te olvides de ninguno de ellos!