Cuando nos invitaron a conocer la ginebra Red Rabbit éramos un poco escépticos. Es la verdad. Los argumentos básicos de "teneis que venir a probar esta nueva ginebra con sabor a fresa", no eran muy convincentes pero el nombre y el diseño de la botella nos llamó la atención, inspirándose en la legendaria obra de "Alicia en el País de las Maravillas" de Lewis Carroll.

La imaginación al poder. Botella negra, diseño modernista y desenfadado, con toques psicodélicos donde un conejo de mirada directa -y ojos rojos- nos animaba a acercanos fueron las primeras señales que nos indicaban que este producto estaba bien pensado. Al menos en el packaging. Una botella elegante que viste muy bien en cualquier local.

Nuestro siguiente pensamiento, antes de probarla, fue "otra ginebra más que acude al mercado de las ginebras de sabores". Pero cuando Jorge Villa, Head Bartender de Klimt en Madrid, empezó a presentarnos su obra y explicarnos sus propiedades, se empezó a destapar una fragancia que nos enamoró desde el primer combinado. ¡Y de qué forma!. Desde el primer instante nos llamó la atención de que la ginebra es transparente, no es rosa como imaginábamos y emanaba una serie de aromas florales realmente envolventes, con notas afrutadas.

Entonces no tuvimos más que rendirnos ante la evidencia de que esta ginebra nos iba a acompañar gran parte de la velada. Jorge Villa, pieza clave del desarrollo de este proyecto -de un equipo de cinco socios-, nos explica que "hace dos años pensamos en elaborar una ginebra con este sabor ya que vimos que el cliente empezaba a demandarlo. Pero no nos gustaba ninguna de las que había en el mercado. Empezamos, por entonces, a preparar nuestra propia ginebra en el local, macerando fresas con otras ginebras Dry Gin... ¡Y funcionaba!. El producto empezó a tener éxito en el local y decidimos comercializarla."

Así que se desplazaron hasta Ajalvir (Madrid) para que la empresa Alambique Santa Marta, con amplio portfolio en destilados, les echara una mano para elaborar este producto. Con una base de alcohol de trigo y con una maceración de ocho botánicos durante siete días, teniendo siempre presente a la fresa como producto destacado, es la clave de su éxito. "No le añadimos ni colorantes, ni conservantes, ni azúcares que puedan alterar su sabor.", nos termina explicando.

Han empezado a comercializar desde hace unos meses... y según demanda de consumo. Las primeras mil botellas ya están posicionadas en el mercado. "Estamos muy contentos porque a pesar de haber empezado a comercializar desde hace poco, las peticiones nos están sorprendiendo. Realmente no es un producto para ese público que está acostumbrado a los combinados de ginebras. Pero es cierto que es un producto que gusta a todo el mundo. Tanto especializados como nuevos consumidores. Somos conscientes que no hemos inventado nada nuevo, simplemente hemos mejorado una necesidad en el consumidor y para disfrute tanto de hombres como de mujeres."

Jorge derrocha simpatía y profesionalidad. Nos termina explicando que han preparado una carta con cuatro cóckteles diferentes basándose -evidentemente- en su niña mimada, ya que es una ginebra muy versátil y "todoterreno": Sombrerero, Que le corten la Cabeza, Feliz No Cumpleaños y Alicia través del Espejo. Podemos asegurar que están magníficos.

La conclusión es que la ginebra Red Rabbit nos fue ganando poco a poco por su sabor y definición en boca. No es una ginebra que sea sorprendente, pero si es muy agradable, aterciopelada, gustosa pero no empalagosa, combinable con cualquier tipo de tónica -sobre todo premium- con la que triunfarás en cualquier evento.