Kuvée es algo más que una simple botella de vino. Se trata de un recipiente hueco recargable que lleva incorporado una pantalla LED que ofrece todo tipo de detalles sobre el caldo que se está tomando.

En su parte inferior tiene un departamento donde introducir las recargas, que son botellas de color blanco metalizado que vende la propia compañía y que llevan en su interior distintos vinos de marca. Con un botón situado en la zona inferior del cuello de la botella inteligente, se acciona el mecanismo de recarga, según cuentan en trendytv.

Una vez se introduzca el cartucho con el vino, en la pantalla aparecerá toda la información sobre el caldo que estamos tomando, como el tipo de uva, el lugar o el año de fabricación o la cantidad de vino que queda para terminar la botella.

Dicen desde la empresa, que con estas botellas lo que se logra es conservar el sabor durante treinta días. Este gadget es capaz además de conectarse vía wifi a los servidores de la empresa y realizar nuevos pedidos e incluso informar al cliente sobre otros vinos similares a los que está bebiendo.

La botella en cuestión tiene un precio de unos doscientos dólares y las recargas, entre quince y cincuenta dólares, según el tipo de vino. Estará disponible desde el mes de octubre en Estados Unidos.