Realmente, no necesitan presentación. Y es que poco tiempo, los tomates kumato se ha convertido en los tomates de moda porque aunque pueda parecer lo contrario por su color (pueden variar del marrón oscuro al verde dorado), son más dulces que los tomates habituales.

Muy jugosos y con una textura firme, son perfectos para ensaladas, para incluir en cualquier receta o simplemente para tomarlos solos, con un poquito de sal. Y es que son un alimento muy sano, rico en potasio, magnesio y vitaminas A y C, que además es bajo en calorías ( tan solo 31 Kcal. por cada 150 gramos ) y que no contiene colesterol ni grasas saturadas.

Los tomates kumato no están modificados genéticamente, sino que se han logrado mediante técnicas tradicionales de reproducción vegetal tras mezclar distintas variedades de tomates. “Proceden de tomateras especiales” que producen de manera natural frutos oscuros pero extraordinariamente dulces y que según explican en su página web “se cultivan y maduran en condiciones climáticas óptimas”. 

Seleccionados cuidadosamente antes de su comercialización, el consumidor, aseguran desde la empresa, “tiene la garantía de que todos tienen un sabor intenso y las características organolépticas que han hecho de esta hortaliza una concentración de sabor”.

Conocido también como el tomate negro, muchos de los grandes cocineros de nuestro país no han dudado en incluirlo en sus creaciones. Es el caso de Ramón Freixa y su kumato al horno con tortita de camarones o el pisto de kumato de Adolfo Muñoz.

¿Has probado ya los mini-kumato? ¿Y a qué estás esperando? Cultivados en Benelux y España, cuentan que probarlos es simplemente volver a “disfrutar del auténtico sabor del tomate”.