La compañía tecnológica sueca Ericsson ha creado una solución a la que, en un juego de palabras, llama Internet de las uvas y que permite aplicar la tecnología al viñedo para mejorar su calidad.

En concreto, Ericsson ha aplicado su tecnología al cultivo de la vid para demostrar cómo los datos de los sensores de un viñedo pueden ser recogidos y procesados con el fin de informar mejor a los productores de vino sobre las características de sus uvas y del entorno en el que se encuentran.

La solución de Ericsson Device Connection Platform (Plataforma de Conexión de Dispositivos) ha permitido a los enólogos del Valle del Moselm, en Alemania, instalar la solución Tracovino que monitoriza datos esenciales para mejorar la calidad del vino, según ha informado la compañía mediante un comunicado.

Este sistema transporta datos a un servicio basado en la nube sobre la infraestructura de Telenor Connexion, un operador que utiliza la plataforma de conexión de dispositivos de Ericsson para gestionar una amplia gama de aplicaciones de IoT (Internet de las cosas, en sus siglas en inglés)

La información recogida de los viñedos puede utilizarse con el fin de realizar el análisis predictivo y aprovechar los datos para mejorar la calidad del vino, maximizar la producción, optimizar la gestión, monitorizar de forma remota los viñedos y minimizar el impacto en el medioambiente. Podría llevar incluso a que algunos consumidores pudiesen elegir un vino totalmente personalizado en un futuro no muy lejano.

Como parte del ensayo, Ericsson se ha asociado con MyOmega, una startup de IoT, responsable de la solución Mynxg.