La sidra es sin duda una de las bebidas patrias de referencia en el mundo entero, que gracias a sus peculiares burbujas y al arte de escanciarla consigue transportarnos al norte cada vez que descorchamos una botella.

Este verano que apunta a ser muy caluroso, la sidra se reinventa de la mano de Maeloc y propone sencillas recetas repletas de sabores y aromas afrutados. A la tradicional manzana sidrera con la que se elabora esta bebida, la marca gallega ha incorporado sorprendentes toques de pera, fresa o mora, dando lugar así a las sidras con sabores más especiales del mercado español y a los mejores cócteles a base de sidra.

Además de los originales sabores, a esta sidra se le suma una producción totalmente autóctona, ya que las manzanas son cien por cien gallegas, así que anímate y este verano bebe sidra y elige la que más te guste.

Sidra de fresa: Esta sidra sorprende a primera vista por su color rosado intenso y brillante. El olor que desprende es una curiosa mezcla entre las fresas y el yuzu (un cítrico que tiene su origen en Asia Oriental). De su sabor destaca la presencia indiscutible de las fresas, aunque con un ligero retrogusto de la sidra de la que procede.

Sidra de pera: Sus intensas notas de pera y cítricos aportan una gran frescura, ideal para los meses de verano en los que el calor aprieta. Su sabor es muy suave, lo que permite maridarla con cualquier tipo de alimento sin que este pierda el protagonismo.

Sidra de mora: Es las más dulce de las tres. A su aroma a sidra con frutos del bosque hay que añadir su sabor a mora algo dulzón, pero a la vez ligero y refrescante. Su color rosado y brillante contribuye a completar esta bonita bebida creada a base de manzana.