La Asociación Española del Lujo, Luxury Spain, es una entidad sin ánimo de lucro creada con el fin de reunir a los profesionales de las empresas y marcas de lujo españolas. Cristina Martín es su presidenta y fundadora de la asociación junto con la princesa Beatriz de Orleans.

Desde joven Cristina creció en el mundo empresarial y se profesionalizó en el mundo del marketing. Siempre tuvo las cosas muy claras. En 2010, y con 22 años, conoció a doña Beatriz de Orleans y decidieron potenciar a las empresas españolas consideradas como excelentes fundando Luxury Spain a lo que se dedica "en cuerpo y alma". La idea era que el público español empezase a ser consciente de estos productos, de consumirlos, tal como hacen los franceses o italianos y, poco a poco, darles un enfoque mucho más internacional.

Doña Beatriz de Orleans es su presidenta de honor, cofundadora y la imagen social de la asociación. Asimismo es vicepresidenta ejecutiva en la Junta que está compuesta por doce personas y está involucrada al cien por cien en todas las acciones de Luxury Spain. Ambas, desde Barcelona, dirigen esta asociación que está siendo un referente de los productos de lujo a nivel nacional e internacional.

• Entendemos que apostais por el valor del producto español dentro de un entorno multisectorial.

Exacto. La Asociación Española del Lujo posee la marca de Luxury Spain. A raíz de las divisiones que se han ido creando, tenemos actualmente Luxury Spain Gourmet, Luxury Spain Beauty, Luxury Spain Fashion y ahora estamos con Luxury Spain Life Style que engloba hoteles, etc.

¿El producto español está en alza?

Creemos que sí aunque nos cuesta mucho ser conscientes de ello y no vemos que haya una promoción a gran escala. La gente valora la calidad pero, por desgracia, nos valoran más desde fuera que desde dentro.

• ¿Qué nos falta para que nos lo creamos?

Pues primero habría que hacer un ejercicio de autoestima y creo que este es el principal problema de España. Da la sensación que siempre vamos treinta años retrasados respecto al resto el mundo. Y no es cierto. Somos magníficos. Y segundo, que trabajemos a nivel global, como un gran equipo, apoyados por las instituciones, con programas de promoción de calidad, buscando ser un excelente escaparate de nuestros productos.

Parece que siempre vamos a caballo de lo que hay en otros países...

Sí. Para que os hagais una idea, llevamos seis años con la asociación. Muy poco comparado con nuestros vecinos franceses e italianos. En Francia llevan setenta años e Italia casi sesenta. Por lo que la gente, cuando asocia producto de lujo, siempre lo hará "Made in France" o "Made in Italy". En España el lujo es la excelencia de la calidad. Al fin y al cabo eso es el lujo. No por el hecho de que algo tenga connotaciones doradas o brillantes deba de ser un producto de lujo porque esos brillantes, previamente, deben de poseer una gran calidad. El producto que se consume, que se disfruta y su experiencia debe ser única.

• Si enfocamos esta filosofía al mundo gastronómico, ¿Qué hace falta para que un productor que tenga un producto gourmet entre a formar parte de vuestra asociación? ¿Qué requisitos son indispensables?

Sobre todo que el producto sea de gran calidad, así como la trazabilidad de su fabricación -o manipulación- de ese producto, evidentemente acompañado de un buen packaging. Nos ha ocurrido, por ejemplo, que hemos encontrado productos exquisitos pero que se están envasando al vacío. Ahí es cuando hay que intentar ayudar a esas firmas a potenciarse, a diferenciarse y crecer. Nos ocurre que la mayoría de la firmas de gastronomía de lujo o de Gran Gourmet son empresas familiares y la problemática de la crisis económica les afecta de forma más evidente.

• ¿Cómo daríamos ese salto cualitativo?

En España, aparte de los chefs con estrellas Michelin y aunque hay mucha cultura gastronómica, cuesta que el público consuma productos gourmet en los diferentes establecimientos que hay en España. A nivel internacional sí que se valora cada vez más. Acabamos de venir de Dinamarca y allí a la gente no le importa gastarse 25 euros por un kilo de tomates. Aquí es más complicado concebir este concepto porque prefieren productos de menos calidad y porque en el mercado interno estamos pasando una situación en la que está todo un poco parado. Las empresas que desarrollan un producto te comentan que "llevo toda la vida en este negocio y ahora, para crecer, vamos a desarrollar un producto 'premium', superartesanal, pero necesito recursos para invertir en un buen packaging, recursos para invertir en comunicación, participación en ferias..."

• ¿Vosotros ponéis todos estos parámetros comerciales y promocionales sobre la mesa?

Así es. Para ayudarles a ejecutar ese crecimiento, nosotros hacemos las acciones que sean necesarias. Evidentemente, les sale mucho más ventajoso participar en ferias o asistir a estas misiones con nosotros. También hemos creado un departamento de internacionalización y ofrecemos un servicio de asesoramiento. Básicamente, lo que hacemos es presentar a distribuidores los productos de Luxury Spain Gourmet. Las empresas más potentes se aúnan con empresas más pequeñas -o más jóvenes- y se ofrecen en un mismo catálogo. Unas se ayudan a otras. Es una forma de presentar productos nuevos en y de España.

• Apostáis por el pequeño productor, aquel que se esfuerza de manera sobresaliente...

Apostamos por el producto de calidad y diferenciador. Para que se entienda de forma más concisa, recientemente tuvimos una reunión con diferentes distribuidores, entre ellos el departamento de compras de El Corte Inglés y de la FIAB, porque a raíz de nuestra presencia en Alimentaria en 2014, han desarrollado una nueva división denominada "Excelence of Spain". En ella promocionan una gran cantidad de marcas comerciales en su gama 'premium'. Pero nosotros no trabajamos esa línea. Lo que queremos es la excelencia.

En nuestro camino nos encontramos con todo tipo de empresas. Muchas veces se confunde el concepto 'gourmet de lujo' con la división 'premium' de una firma de gran consumo. Aunque sí que hay empresas de gran consumo que están haciendo una labor por hacer esa división 'premium' y la están estudiando porque al fin y al cabo lo que quieren es tener ese trocito de pastel, pero no son conceptos de lujo porque toda su producción no cumple esos parámetros.

Por ejemplo, el jamón dulce -el jamón york de toda la vida- de la firma Noel lo venden como artesanal, tradición, pero ellos tienen las fábricas. Nosotros tenemos RD Biz que es una familia que los sigue haciendo todos naturales... No tiene nada que ver. Esto no significa que el otro producto sea malo, pero es un producto de gran consumo 'premium' y no un producto de lujo, una cosa única. Nosotros vamos con mucho cuidado y buscando el detalle diferenciador.

• Observamos que buscáis normalmente una tipología de producto destacada ¿O trabajais más de una?.

Depende. En algunos casos abarcamos más de un producto por tipología del mismo como puede ser el aceite de oliva, con tres o cuatro firmas que son excelentes y que representan a España. En el tema de los quesos, por poner otro ejemplo, tener quesos de las diferentes denominaciones de origen sería perfecto, o productos de caza… Es algo que también vamos mirando con las firmas y ver cómo se puede compaginar.

• ¿Cuántas empresas forman parte ahora mismo de la asociación?

En gastronomía, más de cincuenta.

• Y a nivel internacional, ¿cómo aportáis ese servicio de reconocimiento?

Por volver a una pregunta anterior, acabamos de llegar de Dinamarca donde un chef estrella Michelin importante de allí ha hecho un menú degustación fusionando la comida danesa con los productos de Luxury Spain y se ha presentado a distribuidores, a prensa... Y eso ha generado un interés donde ya hay socios a los que se les ha encargado productos para llevar allí.

• ¿Hacia dónde dirige Luxury sus pasos?

Claramente hacia la internacionalización, a la promoción del producto español en todos sus aspectos. A raíz de estar nosotros en el mercado, se están creando Clubs de Lujo, que al fin y al cabo son para participar en eventos o hacer un evento en una tienda para promocionar a los clientes. Y eso está bien. Pero las marcas lo que quieren ver es negocio y que les acompañes en su camino.

• ¿Y a vosotros quién os acompaña?

Nosotros mismos. Es una cuestión de mucha voluntad, mucha ilusión y mucha energía.

• ¿Estamos creando una burbuja gastronómica sin ser consicientes de ello?

Estamos creando una burbuja igual que se está creando una burbuja del lujo. Las agencias de comunicación que ya no saben cómo vender eventos de lujo. Lo que más valoran las firmas es que estas acciones tengan un retorno de negocio. Sí que es cierto que se está aprovechando todo el concepto gastronómico y lo que con ello engloba. Los chefs son maravillosos embajadores y con nosotros colaboran la mayoría.

• Y para terminar ¿Cómo cree que valora el público las acciones que se realizan desde asociaciones como la suya?

Estamos en constante crecimiento. Se está empezando a tener un concepto cultural inusual por la gastronomía y la gente está apreciando estas acciones promocionales diferenciadores y los valora positivamente. Pero se están creando demasiados proyectos de gastronomía y al final las marcas se 'queman'. Por lo que hay que trabajar mucho y muy bien para que este ejercicio triunfe. El apoyo de los medios también es importante pero hay que hacerlo con inteligencia porque las marcas finalmente se confunden y en el campo de la gastronomía hay tantos proyectos que al final todo queda un poco diluido.