La lumbre de los fogones de Cascajares ha alimentado toda una generación de ‘chefs’ que en plena adolescencia abandonó el pueblo. La cocina les ofreció la oportunidad de aprender un oficio que poco a poco que, afortunadamente, se convirtió en pasión. Este libro es un merecido reconocimiento a todos ellos.

¿Por qué han salido tantos y tan buenos cocineros de este pequeño pueblo? Básicamente se conjugan una serie de factores tales como la necesidad, la casualidad, el espíritu de sacrificio y las ganas de "levantar la cabeza".

Los habitantes de este pueblo y vecinos de la zona se sienten orgullosos de esta “hazaña” para que Cascajares haya repartido por el mundo tantos y tan buenos profesionales de la gastronomía.

Este pequeño municipio no se diferencia respecto a otros pueblos españoles pero posee un hueco en El libro Guinness de los récords: haber engendrado una treintena de cocineros, todos ellos de reconocido prestigio donde han pasado por fogones de grandes restaurantes y hoteles como los de Las Cuatro Estaciones, Samarkanda, Hotel Plaza, Hotel Villamagna, Club 31, Jockey, Riscal, Club Siglo XXI, Club Financiero Génova, Zalacaín, Asador Donostiarra, Txistu, Café de Oriente o Taberna del Alabardero, entre otros muchos y han dejado huella también en reputados establecimientos de Baltimore, San Francisco, Nueva York o Seúl.

No hubo nunca en Cascajares tradición culinaria conocida y la economía de las familias en la época de los años sesenta era gris, como en la mayoría de los pueblos de España. La gente joven tenía ante sí la disyuntiva de abandonar los campos de trigo y el ganado o abrazar una nueva vida. La mayoría eligió la segunda.

La cocina les ofreció la oportunidad de aprender un oficio que poco a poco, y afortunadamente, se convirtió en pasión tal y como se relata en los perfiles de los cocineros que aparecen en este libro.

De la más de una treintena de cocineros salidos de Cascajares, el libro recoge las historias -y también algunas de sus recetas- de los siguientes profesionales:

  • Alejandro Martín Domínguez, “El pequeño de tres hermanos cocineros”
  • Alfredo Barbolla, “El postre de los senadores”
  • Ángel Gutiérrez, “El secreto del asador”
  • Francisco Vicente Barbolla, “Un sueño cumplido, Maldonado 14”
  • Jesús Barbolla, “El jefe de Jockey y Samarkanda”
  • José Ramos Martín Domínguez, “El cocinero que quiso ser su propio jefe”
  • José Sanz Sanz, “El cocinero de los senadores”
  • Julián Barbolla Barbolla, “La cocina como amor propio”
  • Miguel Ángel Villas Sanz, “El segundo de Txistu”
  • Ovidio Pereira Espinel, “El descubrimiento del salmón”
  • Pablo Caridad Barbolla, “Los bocadillos de Beckham”
  • Rafael Sanz Cuenca, “El sueño de San Francisco”
  • Ricardo Pereira Espinel, “De la frutería a la cocina”
  • Zacarías Martín Domínguez, “El mayor de los hermanos, el pastelero”
  • Luis Yunquera, “El Cocinero del embajador”
  • Antonio Martín Moreno, “El hijo del vaquero”
  • Vicente Villas, “La vida en la carretera de Colmenar”.

“Cascajares. Tierra de Cocineros” está editada por PaperNet y cuenta con el prólogo de Antonio Horcajo Matesanz, presidente del Centro Segoviano de Madrid. Las fotografías son obra de Nínes Mínguez y la historia de cada cocinero ha sido redactada por Miguel Ángel del Arco, periodista y profesor en la Universidad Carlos III.