Los amantes de los vinos auténticos y el buen Rock and Roll están de parabienes con el estreno de Broder 2016, un vino de carácter franco y frutal que aúna el oficio de la bodega mallorquina Ánima Negra y el talento de Ariel Rot, una de las figuras más respetadas de la escena rockera de España y Latinoamérica.

Broder 2016 supone la segunda insursión del conocido guitarrista, cantante y compositor en el mundo del vino, tras el lanzamiento en el año 2015 de La Huesuda 2013, el tinto que Rot concibió junto a su amigo, el crítico y escritor vinícola Federico Oldenburg en colaboración con la bodega Los pInos, pionera en el desarrollo de la viticultura ecológica en la D.O. Valencia. El resultado de aquella "joint venture" fue un vino natural (sin sulfitos añadidos), elaborado a partir del uvas monastrell, garnacha tinta y syrah.

Satisfecho por aquel debut en el ámbito del vino, que contribuyó a comper las barreras entre esta bebida y las nuevas generaciones de consumidores, Ariel Rot, ha querido repetir la experiencia, aunque cambiando de registro, trasladándose a otra región productora y empleando variedades autóctonas menos conocidas, con el propósito de abrir el horizonte sensorial de su público de enófilos y rockeros a nuevas posibilidades de disfrute.

Asi, siempre con Oldenburg como experto asesor, Rot visitó el pasado mes de junio Mallorca, encontrado en Miquel Ángel Cerdá y Pere Obrador -mentores de Ánima Negra, la bodega de mayor prestigio en la isla- los socios idóneos para su nuevo vino.

Tras empaparse en la filosofía de la bodega y realizar varios ensayor de posibles "coupages" con distintos lotes de vinos de cuantos se conservan en la antigua "possessió de Felanitx", sede de Ánima Negra, el músico encontró lo que buscaba en un ensamblaje de vino tintos con predominio de variedades locales (50% callet, 30% mantonegro, 20% cabernet sauvignon), parcialmente criados durante nueve meses en barricas de roble francés.

De esta alianza de talentos y combinación de uvas surge el flamante Broder 2016, que con su carácter franco y jovial, dominado por una fragante expresión frutal, con delicados matices florales y especiado, sintoniza con el espíritu que proclama la letra de la cancion que inpira el nombre del vino:

Tómate una copa hermano,

quedan cosas que decir

y nos conocemos tanto

que no podemos mentir

Sirva, pues, una copa de Broder 2016 para brindar por la amistad y la franqueza bien entendidos, sin excusas ni atenuantes.