A veces resulta difícil sorprender a quienes valoran el vino, muchos de ellos son fieles a las grandes marcas. Pero siempre hay sitio para aquellos que demuestran el buen hacer. Y por ello, Pinea llega dispuesta a hacerse un hueco entre los vinos top de Ribera del Duero.

Pinea es un proyecto joven. “El viñedo es nuestro activo más importante” afirma Vicente Pliego, uno de los fundadores de esta bodega. Poseen 32 hectáreas de viñedos de más de 30 años en Villatuelda (Burgos) de donde elaboran artesanalmente sus dos vinos. Un ambicioso proyecto en una denominación de origen tan consolidada exigía poner al mando de las labores enológicas a un ‘primer espada’. Isaac Fernández encajaba perfectamente con el perfil debido a su larga experiencia elaborando vinos en esta y otras regiones.

‘PINEA’ y ‘17 by PINEA’ son fieles representantes de los valores que han hecho grande a los vinos de Ribera del Duero. Poseen la finura y elegancia que caracteriza a las elaboraciones de esta denominación. La fruta que muestra la Tempranillo en un momento de madurez óptimo sabiamente conjugada con una crianza en barricas de roble de calidad, donde el vino recibe todos los aportes sápidos de la madera. Todo alcanza un brillante equilibrio en la botella.

Es el instinto y la experiencia del enólogo Isaac Fernández el que determina los meses de crianza y botella que recibe cada añada. Es necesario comprender e identificar cómo se presenta cada año la uva, para poder realizar las labores enológicas acordes. Sólo así se consiguen, año tras año, grandes vinos.