Pago los Balancines celebra sus 10 primeras añadas con la puesta de largo de Huno Blend y Huno White, dos vinos que marcan un hito en su trayectoria empresarial.

Huno Blend nace para rendir homenaje a la trayectoria de la bodega, plasmada en Huno, su vino más emblemático. Con motivo del décimo aniversario, su añada 2014 estrena nombre y nueva etiqueta. Huno Blend, como su nombre indica, es un vino de ensamblaje de variedades y procesos (un blend) y con esa filosofía se ha convertido en un referente de calidad en España y en los mercados internacionales.

Huno Blend 2014 continúa la senda de Huno y en él se encuentra la esencia de Pago los Balancines. Para su elaboración se han utilizado variedades como Garnacha Tintorera, Syrah, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Graciano. Un coupage que cada año puede variar, tanto en variedades como en porcentajes, así como su permanencia en barrica, que suele ser entre 9 y 12 meses, buscando la combinación perfecta en cada añada. Huno Blend 2014 tiene un profundo color granate con aromas a frutas negras, toques balsámicos y especias. Tiene muy buena estructura y una gran sensación de plenitud en boca. 

Huno White es el nuevo vino blanco de la bodega, y compañero de gama de Huno Blend. Elaborado sólo con la variedad Chardonnay, ha tenido una crianza sobre lías en barricas nuevas de roble francés durante cuatro meses. Este vino, perfecto para disfrutar como vino por copas, tiene un color amarillo brillante, aromas de flores blancas y fruta de hueso, con una boca vibrante y plena de sabores. Es elegante y con estructura.

Desde que pisó por vez primera el lugar donde se encuentra Pago los Balancines, su propietario y enólogo Pedro Mercado, soñó con cumplir así sus primeras 10 añadas “con un viñedo único, comprometidos con la naturaleza y las personas que nos rodean. Con una realidad brillante repleta de vinos muy especiales. Tenemos una historia muy intensa, un presente fantástico y un futuro muy ilusionante”.

Pago los Balancines tiene actualmente 60 hectáreas de viñedo propio situado alrededor de la bodega, en un enclave único impregnado de aromas de jara y de tomillo, rodeado de encinas, olivos y de las Sierras Peñas Blancas y Juan Bueno. Su filosofía se encierra en su lema, “comprometidos con la naturaleza” y su responsabilidad, cuidar al máximo todo lo que ésta les ha dado.

Para hacer un poco de historia, Pago los Balancines nace en el año 2006 y está situado en Oliva de Mérida (Badajoz). Su primera añada en el mercado fue con el vino Huno 2007. En 2015 fue seleccionada para ser la bodega oficial en la entrega de premios a los 50 Mejores Restaurantes del Mundo, año en el que también inaugura su nueva bodega. Los vinos que elaboran en su gama principal son, además de Huno Blend y Huno White, Balancines Blanco, Gold y Punto Rojo, Alunado y Haragán.